Un parque con muchas horas

Si bien durante el año se está dando una reactivación en el mercado de cosechadoras con una venta récord, sólo superado por las 1.706 cosechadoras vendidas en el año 1997, Argentina presenta un retraso en el equipamiento de muchas máquinas y tractores.

Por
14deNoviembrede2003a las07:45

Si bien durante el año se está dando una reactivación en el mercado de cosechadoras con una venta récord, sólo superado por las 1.706 cosechadoras vendidas en el año 1997 –con una soja a 300 dólares la tonelada–, Argentina presenta un retraso en el equipamiento de muchas máquinas y tractores. En cosechadoras, por ejemplo, nuestro país tuvo un mercado muy deprimido durante los últimos cinco años, con una venta de 860 cosechadoras promedio, donde se destaca lo que va de 2003 con 1.700 máquinas vendidas. Se trata de un parque de 11,5 años de vida promedio, con muchas horas de uso y con un envejecimiento tecnológico muy pronunciado. Se necesitarían reponer anualmente unas 1.143 cosechadoras, muy lejos de las 860 de los últimos 5 años.

Esta falta de equipamiento impide una oferta de servicio de cosecha en tiempo y forma, lo que ocasiona un problema de ineficiencia de recolección que en los cinco principales cultivos llega a una pérdida anual de 725 millones de pesos. Recuperar un 20 por ciento de esas pérdidas, significa 145 millones de dólares, que equivalen a unas 1.300 cosechadoras grupo.

Un solo año de buenas ventas no recompone el déficit de los últimos años, por lo tanto se aconseja tomar medidas. Una de ellas es la recuperación del crédito a tasas razonables, para que esta recuperación del mercado de cosechadoras se mantenga por lo menos durante tres años en forma sostenida. Además, por otro lado, Argentina aspira a crecer en volumen de producción en los próximo 10 años y pasar de 70 a 100 millones de toneladas. Para ello debe crecer en inversión de maquinaria. Brasil, por ejemplo, con una producción de 116 millones de toneladas al año, un 58 por ciento superior a nuestro país, repuso el año pasado 5.648 cosechadoras. En el vecino país se repuso una cosechadora cada 20.500 toneladas producidas.

En Argentina, y con una producción en la campaña pasada de 73 millones, la reposición de 560 cosechadoras representó un vehículo por cada 130.300 toneladas producidas. Es decir, la relación de reposición de cosechadoras entre Brasil y Argentina durante el año pasado fue de 6,5 a uno.

 

Temas en esta nota