Sín límites entre la producción y los servicios del agro

La compañía del grupo IRSA ingresó en el corretaje de granos mediante su portal FyO. También instrumentó un sistema propio de trazabilidad para la hacienda.

Por
17deNoviembrede2003a las11:32

Cresud, el brazo agropecuario del grupo IRSA, se está expandiendo en el rubro de los servicios del campo desde su base productiva de granos y de hacienda.

Recientemente, mediante su sitio de Internet FyO, del cual posee el 70% del paquete accionario, ingresó en el corretaje de granos en la Bolsa de Comercio de Rosario y en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

El portal, que nació en 2000 durante el auge de las puntocom como un simple sitio de noticias, se transformó luego en un espacio de negocios para conectar a productores con compañías de insumos agrícolas. "Tenemos unos 5000 productores habilitados para realizar operaciones", dice Alejandro Larosa, gerente general de fyo.com.

La otra rama de los servicios a la que apuesta Cresud es la trazabilidad del ganado, que comenzó a instrumentarla en 10.000 cabezas de su stock ganadero y la está ofreciendo a terceros.

"Transferimos nuestra capacidad de hacer negocios hacia otros productores", señaló Carlos Blousson, gerente comercial de Cresud.

Esa estrategia incluye a Cactus, el feed-lot de 25.000 cabezas que posee en Villa Mercedes provincia de San Luis. Desde allí brindan servicios de hotelería para la terminación de los animales. "Estamos trabajando al ciento por ciento y prevemos expandir la capacidad a 30.000 cabezas", añadió Blousson. También tienen en estudio la instalación de un nuevo feed lot, aunque todavía prefieren mantener en reserva la localización. Cresud posee el 50% de las acciones de la compañía y el resto pertenece a Cactus Feeders, de Estados Unidos.

Respecto de la trazabilidad, el directivo señaló que el objetivo consiste en lograr una "descommoditización" de la producción mediante la innovación tecnológica. "En vez de comprar un sistema ya hecho lo hicimos nosotros", añade Blousson. La tarea corrió por cuenta de María Eugenia Sain que desarrolló el software y los protocolos según lo establecido por las resoluciones del Senasa y en sintonía con las exigencias de la Unión Europea.

El trabajo comenzó en dos campos que Cresud posee en Tostado, Santa Fe, y en el Sur de Córdoba. Un código de barras escrito en la caravana que se le coloca al animal contiene la información básica sobre el origen y la procedencia de la hacienda. "Cada vez más lo exigen los mercados internacionales", añade Blousson y afirma que, mediante ese servicio, están obteniendo un precio mayor por los novillos de exportación. En un plazo no muy extenso, prevén que el sistema de trazabilidad pueda ser operado por cualquier productor, vía Internet, para que sea capaz de conocer el stock de hacienda y tramitar el DTA, para lo cual utilizarán el portal de FyO.

En áreas marginales

"Creemos que el potencial del sector, como ha pasado en varios países del mundo, está en el desarrollo de áreas marginales", sostiene Alejandro Elsztain, CEO de Cresud. El ejecutivo se refiere al campo que poseen en Los Pozos, provincia de Salta. A las 14.000 hectáreas destinadas a la ganadería, incorporaron otras 1300, mediante el desmonte, para la producción de soja. A su vez, comenzaron el desmonte de unas 18.000 hectáreas en la zona para destinarlas a la ganadería. "Tenemos una productividad elevada allí", dice Elsztain.

Temas en esta nota