Se cosecha la siembra de las tecnologías

Así lo expresó Carlos Becco, presidente de la Asociación de Cámaras de Tecnología Agropecuaria.

Por
22deNoviembrede2003a las08:50

La coincidencia acerca del buen momento económico del campo es prácticamente unánime entre los productores y los que de alguna u otra manera están vinculados a la actividad. Sin embargo, se alzaron algunas voces de alerta sobre varios aspectos: "Está todo bien, sí, pero...".

Carlos Becco, presidente de la Asociación de Cámaras de Tecnología Agropecuaria (ACTA), y al mismo tiempo directivo de Monsanto, comenta: "Hoy en el campo se cosecha la siembra de las tecnologías". Estas comenzaron a implementarse en nuestro país en la década del 90, con siembra directa, soja RR, maíces Bt. Me preocupa que nadie esté pensando en qué tipo de siembras tecnológicas o de otro tipo habría que realizar en la actualidad y que puedan ser cosechadas de aquí a 4-5 o más años".

"Tres aspectos resultan especialmente amenazantes para el desarrollo del agro: a) El respeto por la propiedad intelectual; nadie lo hace, especialmente en cultivos como soja y trigo. Si no se pagan las regalías, se comprometen los desarrollos genéticos. Eso algún día se va a pagar; b) la falta de confianza en los marcos legales del desarrollo de las empresas es, en rigor, una inseguridad jurídica que frena el desarrollo, las inversiones, y c) la ausencia de crédito: resulta imposible pensar en una economía fortalecida y en crecimiento que trabaje sin esta herramienta fundamental", según agregó Becco.

Otro aspecto del cual los productores se quejan con peculiar insistencia es el de la inseguridad personal y los bienes propios y de las empresas. Los delitos van desde los hechos graves, como asesinatos, secuestros extorsivos y maltrato; sucesos nefastos ampliamente cubiertos por los medios, hasta robos de agroquímicos, semillas, granos, robos "ratoneros" y otras cuestiones que alteran el normal desarrollo de la vida agropecuaria.

Este cronista ha podido escuchar quejas en varias recorridas acerca de robos de granos y en silos fijos o en bolsas, carneo y hacienda, en varias regiones. Se pudo observar en Alta Gracia, por ejemplo, la irresponsable entrada a comer de una caballada en un lote de trigo que vale más de 100 dólares la tonelada; tres robos consecutivos en un prestigioso criadero de semillas de cebada cervecera (único en el país) en Tres Arroyos, por sólo citar algunos ejemplos.

En los pueblos y las ciudades, dejar las camionetas con las llaves colocadas y los vidrios bajos, así como las casas sin cerraduras activadas son historias que van quedando paulatinamente en el pasado. "Hasta tuve que colocar alarmas en mi casa", comentó un profesional de Tres Arroyos, ciudad que era considerada segura algún tiempo atrás.

Otras de las grandes amenazas según los hombres de la producción está vinculada al avance de la presión impositiva. Según un estudio realizado en el sur de Santa Fe por el consultor Cristián Broglia: "El 50 % de los ingresos brutos provenientes de una cosecha de granos van a parar a las arcas del Estado".

"Por ejemplo, con 300 hectáreas de soja se obtienen unos 90.000 dólares de ingresos brutos; a eso hay que restarle un 35 por ciento de impuestos las ganancias y no menos de 10.000 dólares de los impuestos a bienes personales y otros. En resumen, si se suman las retenciones, la mitad va a parar al Estado".

Temas en esta nota