Gestionan la reapertura de Chile para las carnes argentinas

Puertas cerradas por la aftosa. Los titulares de los organismos sanitarios de la Argentina y Chile se reunirán en Mendoza en la primera quincena de enero próximo para evaluar la posibilidad de reiniciar las exportaciones de carnes argentinas al vecino país.

Por
22deNoviembrede2003a las08:59

El anuncio fue formulado por la representación diplomática argentina en Santiago, luego de la reunión mantenida por su titular, Carlos Abihaggle, con el director del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Chile, Carlos Parra Merino, para analizar temas fitosanitarios de mutuo interés.

El encuentro del funcionario chileno con Jorge Amaya, presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) se realizará en una fecha a determinar de la primera quincena de enero de 2004, señala la información.

Durante el encuentro del diplomático argentino con el sanitarista trasandino se analizaron además diversos asuntos bilaterales relativos a las exportaciones de carne aviar y de harinas de carne y hueso de Argentina a Chile así como al reconocimiento de la región patagónica, al sur del paralelo 42 como "libre de aftosa sin vacunación" por parte del vecino país.

Por su parte, el funcionario chileno reclamó el reconocimiento de su país como "libre de influenza aviar" y la habilitación de por parte del SENASA de las plantas avícolas y porcinas que exportan sus productos hacia la Argentina.

La información recuerda que "Chile es uno de los pocos países en el mundo -y el único en la región- que mantiene el mercado cerrado a las carnes argentinas. La Unión Europea, Brasil y Colombia ya han reabierto sus respectivos mercados a estos productos".

Al respecto, la comunicación indica que el embajador Abihaggle reiteró la invitación al director del SAG, formulada por el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Miguel Campos, para visitar la zona de Tartagal, Salta, donde el pasado mes de septiembre se registró un brote de aftosa en porcinos cuyos riesgos sanitarios están plenamente conjurados.

La reticencia de las autoridades sanitarias trasandinas a autorizar el ingreso de la carne argentina se atribuye, en medios de la industria frigorífica local, a la presión de los ganaderos chilenos que aprovechan la veda para obtener mejor precio por su hacienda en el mercado interno.

El informe destaca que también se analizaron los problemas que traban las exportaciones de zanahorias a Chile y el tránsito de cítricos argentinos con destino a terceros mercados.

Temas en esta nota