Tarifas: retoman negociaciones con las concesionarias de energía

Economía e Infraestructura discuten aumentos con privatizadas de sectores eléctrico y gasífero.

24deNoviembrede2003a las08:07

Las empresas de gas y energía eléctrica y la Unidad Renegociadora de Contratos de Concesión de Servicios Públicos creada por el gobierno iniciarán esta semana las reuniones para reformular los contratos y, eventualmente modificar el cuadro tarifario, como consecuencia del impacto de la crisis del 2002 que congeló y pesificó sus tarifas.

El próximo miércoles será el turno de las empresas transportistas y distribuidoras de gas natural, en la primera de una serie de reuniones con las que la unidad gubernamental debe renegociar los contratos de las concesiones de servicios públicos de aquí a diciembre del 2004, revisión que deberá ser aprobada o rechazada por el Congreso a libro cerrado.

Luego del encuentro con las gasíferas, la unidad que conducen los ministros de Economía, Roberto Lavagna; y de Planificación Federal, Julio de Vido, programó para el 2 de diciembre próximo una reunión con las eléctricas, el otro sector que podría conseguir un incremento tarifario.

Voceros de las empresas, en general, se limitaron a señalar que irán a "escuchar" aunque algunas adelantaron que llevarán propuestas para permitir que se acelere la resolución de la situación.

El encuentro con las gasíferas contará con las presencias del secretario de Energía, Daniel Camerón; los representantes de los ministros de Economía, Eduardo Peres; y de Planificación Federal, Lisandro Salas; el subsecretario de Combustibles, Cristian Folgar; y el titular de la Unidad renegociadora, Gustavo Simeonoff.

Por su parte, las distribuidoras y transportadoras asistirán encabezadas por Antonio Peris, presidente de Gas Natural Ban y titular de Adigas, entidad que las nuclea.

Las negociaciones con las privatizadas comenzaron en abril de 2002 cuando éstas elevaron a la entonces Comisión de Renegociación -ahora Unidad de Renegociación- un informe sobre su situación y sus necesidades para superar la crisis.

Los empresarios coincidieron en que los temas "duros" de esta negociación son los posibles cambios en los marcos regulatorios, la recomposición tarifaria y la definición de quienes serán alcanzados por una tarifa social a implementar.

En el sector privado coinciden en que los aumentos de tarifas que reclaman las empresas de servicios públicos comenzará por los de electricidad y gas, y que éstos tendrán un impacto "ínfimo" en la tarifa de usuario residencial.

En esa dirección había apuntado también el gobierno de Eduardo Duhalde cuando dispuso incrementos de 7% y 11% para gas y electricidad por un decreto que luego suspendió la Justicia.

Es que tanto los analistas como en fuentes oficiales coinciden en que las más afectadas por la variación de precios son las empresas de los sectores regulados (como el transporte y la distribución) de gas y electricidad, que tienen tarifas reguladas y "aguas arriba" enfrentan a productoras y generadoras con contratos que no están en discusión, y precios libres.

Sin embargo, coinciden en que los primeros incrementos serán para productoras y generadoras, mientras que transportistas y distribuidoras deberán esperar, por lo menos, hasta el segundo trimestre de 2004. Con las generadoras eléctricas el gobierno acumula una deuda que supera holgadamente los 400 millones de pesos, por atrasos en los pagos de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista (Cammesa).

Una situación más distendida tienen las petroleras, que acordaron con grandes consumidores un precio de entre 0,80/1,00 dólar el millón de BTU, contra 0,45 pesos que se les fijó en enero de 2002, pero aún por debajo del 1,40 que regía en diciembre de 2001.El camino que tiene previsto recorrer el gobierno, según confió una fuente oficial, comenzará con un incremento del precio de la electricidad para grande

Temas en esta nota