Privatizadas: comienzan las definiciones

Con algunas se avanzaría rápidamente. En otros casos, el gobierno estableció diferentes condiciones.

25deNoviembrede2003a las07:54

Esta semana habrá novedades importantes. Mañana comenzará la renegociación de los contratos con las empresas de gas (sólo transporte y distribución porque las que producen son las petroleras que tienen todo asegurado con Kirchner). El martes 2 de diciembre seguirá con las eléctricas (de generación, transporte y distribución). Además se estima que para esa fecha estarán definidas las condiciones que el gobierno le impondrá a otras dos concesiones: a Eduardo Eurnekian por los aeropuertos y al grupo de Aguas Argentinas. Por esta empresa y por la próxima definición viajó a París el presidente argentino, el abogado Juan Carlos Casagne.

El gobierno comenzará esta semana (el miércoles) la negociación con las empresas de gas, para seguir el martes próximo con las de electricidad. Antes de fin de mes, le hará saber a Aeropuertos Argentina 2000 cuáles son las condiciones para que siga operando la red nacional de aeropuertos. El optimismo demostrado por ejecutivos de ese grupo hace pensar que esas condiciones no serían imposibles de satisfacer. En cambio, las empresas de agua, que serán convocadas para la misma época, no tendrían tanta suerte. De hecho, el presidente de Aguas Argentinas, Juan Carlos Cassagne, viajó a Francia para informar a sus accionistas del primer borrador de esas condiciones.

«El momento en que podían habernos sacado la concesión ya pasó; eso ya no es un riesgo porque estamos renegociando.Y el nuevo esquema probablemente será un mix de canon y obras». Confiado en que el grupo que preside, Aeropuertos Argentina 2000, no corre el riesgo de quedarse sin la operación de la red nacional de aeropuertos, Ernesto Gutiérrez admitió que «en el nuevo sistema (que surgirá de la renegociación del contrato), Aerolíneas Argentinas no puede estar afuera».

La confianza de Gutiérrez se basa, sin dudas, en la certeza de que el gobierno tratará en forma diferente a Aeropuertos Argentina 2000 (AA 2000) que al Correo Argentino, a pesar de que en el imaginario de algún sector de la población (y en el discurso de algunos funcionarios) «son lo mismo». El empresario se encargó de marcar lo que para él es una de las principales diferencias: «Siempre pagamos el canon; el año pasado fueron $ 60 millones y este año calculamos que pagaremos $ 70 millones».

Y aunque las cifras están lejos de lo pactado en el contrato original, también es cierto que las condiciones vigentes al momento de firmarse el contrato se modificaron de manera dramática. Tampoco debe obviarse en este panorama que Eduardo Eurnekian -presidente de Corporación América SA, accionista principal de AA 2000- tiene como socio al poderoso grupo SEA, de Italia, país con el cual el gobierno de Néstor Kirchner buscaría no enemistarse.

Ahora, según Gutiérrez, «antes de que termine la segunda quincena de setiembre», estará listo el esquema «transitorio» por el que operará AA 2000, hasta que se defina el contrato definitivo, lo que deberá ocurrir en mayo de 2004.

Gutiérrez adelantó también que la empresa está involucrada en procesos de privatización de aeropuertos en Paraguay, Colombia, Guayaquil (Ecuador), Costa Rica, Moscú y Bangkok, entre otras.

Veamos los puntos más salientes de lo dicho por Gutiérrez:

• Lo más saludable es que hay voluntad de renegociar por ambas partes. Está previsto que el nuevo convenio se firme en mayo de 2004.

• El momento de perder la concesión ya pasó. Nosotros pagamos canon desde hace dos años. Este año estamos pagando unos seis o siete millones de pesos por mes, a pesar de que no hay contrato, por lo que se trata de un «acuerdo no formal».

• Seguimos con el plan de inversiones, pero el Estado cambió el orden de prioridades. Invertiremos unos $ 400 millones en los próximos dos años, cuy

Temas en esta nota