La ola piquetera desató un duro choque con heridos en Neuquén

Hubo disparos con balas de plomo que alcanzaron a cinco personas. El Gobierno de Kirchner pidió a la provincia que no reprima y busque una solución pacífica.

Por
26deNoviembrede2003a las08:14

Un numeroso grupo de piqueteros de Neuquén que rechazan el plan del gobierno provincial de transparentar el gasto social mediante el uso de tarjetas de pago, se enfrentó ayer durante varias horas con la policía, en una refriega que arrojó cerca de una veintena de heridos, cinco de ellos por balas de plomo.

Los incidentes comenzaron por la mañana entre los piqueteros y los empleados que debían realizar un reempadronamiento de beneficiarios de planes de empleo provinciales, en el estadio Ruca Che de la capital neuquina.

Los piqueteros rechazan la decisión del gobernador Jorge Sobisch de pagar planes sociales mediante una tarjeta del Banco de Neuquén, que sólo servirá para la compra de alimentos y que recibió el apoyo de los comerciantes.

Ante las amenazas de los piqueteros al personal que efectuaba la reinscripción, tomó intervención la policía, intentando dispersar la protesta con gases lacrimógenos, lo que fue respondido a pedradas por los manifestantes.

Al mediodía los enfrentamientos entre policías y desocupados se intensificaron en los alrededores del estadio, cuando el grupo de piqueteros se engrosó hasta sumar a 400 manifestantes. La policía intentó repelerlos con balas de goma y gases, a la vez que llegó como refuerzo un grupo de la Montada. Pero el cruce de pedradas continuó, y amenazaba con cubrir las horas de la noche con una generalización de la violencia.

Vecinos y organismos de derechos humanos denunciaron que la represión era “indiscriminada”. Dirigentes de organizaciones humanitarias informaron que entregarán al fiscal provincial Luis Cabral una remera manchada de sangre, perteneciente a un herido en los disturbios, quien se encuentra internado.

El comisario Julio Trepat justificó la represión en que los piqueteros “amenazaban” a empleados que estaban reinscribiendo a beneficiarios de planes sociales. Por esto, aseguró, “tuvimos que intervenir para garantizar el acceso a las personas que querían hacer el trámite”.

Los disturbios habrían sido iniciado por piqueteros del Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) liderado por Heriberto Chureo, Sergio Aguirre y Héctor Garrido, y otro sector patrocinado por el abogado de la central obrera de izquierda CTA, Mariano Mansilla.

Anoche, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, advirtió en un diálogo con el vicegobernador neuquino, Jorge Sapag, que la salida al conflicto debe ser “política”, sin represión.

El gobierno neuquino organizó desde ayer y hasta el 9 de diciembre a un equipo de empleados que actualizarán los padrones de beneficiarios de programas provinciales de subsidio a desocupados.

Funcionarios del gobierno provincial advirtieron que las protestas las realizaron sectores que por “intereses económicos en la manera en que se reparten los planes sociales” se oponen a un nuevo sistema de pago. Los manifestantes aseguran que con el plástico sólo podrían comprar alimentos en algunos lugares determinados.

“Tienen miedo de perderlos (a los seguidores piqueteros) con el cambio de sistema, de efectivo a tarjeta” dijeron los funcionarios.

Temas en esta nota