El productor no sabe qué es el Instituto de Carnes

Benito Legerén también dice: «No hay que matar a la gallina de los huevos de oro» y apunta a profesionalizar a CRA. "El campo debe ayudar a que la gente vuelva al interior. Se vive mucho mejor", dice Benito Legerén, presidente de CRA.

26deNoviembrede2003a las09:27

Luego de 14 años, Benito «Tucho» Legerén volvió a la presidencia de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) con la idea de «renovarla y acercarla a los productores mediante la oferta de servicios...». Hoy dice convencido que «durante estos años noté que la dirigencia, de todos los sectores, había perdido protagonismo. Los buenos primeros años de la presidencia de Menem le hicieron perder entrenamiento a la dirigencia. Los malos años de Menem y la presidencia de De la Rúa tampoco mostraron a una dirigencia con actitud coherente y feliz. Hubo una dirigencia empresaria que no tuvo el protagonismo y la trascendencia que mostró la del ''80, con Alchouron, Favelevic, De la Vega, con los que estuve en mi anterior gestión... El internismo, muchas veces sacrifica entidades y se termina peleando por el poder, que tampoco es tanto...». Con el fin de cambiar la historia, este empresario rural de Concordia, Entre Ríos, hijo y nieto de ruralistas, repasó la realidad sectorial con Ambito Financiero y clamó para «que la juventud participe, que vengan y sean protagonistas de CRA». Legerén dice que no le gustan las reelecciones aunque, sobre el cierre de la charla se permite hasta una broma al respecto:

Periodista: Entonces, qué va a hacer ahora cuando ya se reunió con todos los sectores del ámbito público y privado...

Benito Legerén: Tenemos tantos socios y tantas sociedades rurales tan vivas en el interior... Hay que darles servicios concretos, buscar un sistema de información fluida, con adelantos técnicos pero también gráficos, porque no hay que engañarse, hay campos que no tienen luz y menos Internet... Entonces, en esos casos, hay que llegar con algo para que el productor lo vea...Tenemos una deuda pendiente con los productores y vamos a tratar que reverla. Cuando me dicen que cambié la política en CRA... Yo no cambié nada, empecé una política que es la del diálogo. En la década del ''80 no pude dialogar mucho porque vivía entre paros y camionetazos. Ahora creo en el diálogo y en la búsqueda de soluciones luego de esta crisis sin precedentes que tuvo el país. El productor tiene tendencia al aislamiento, pero tenemos que participar.

P.: ¿Por qué cree que no hay renovación en la dirigencia?

B.L.: Porque la juventud no se acerca.

P.: ¿Es un problema de la juventud o de los dirigentes más grandes que no ceden espacios?

B.L.: La juventud no se acerca porque no ve concretamente los servicios que presta la dirigencia. Yo le digo a los chicos que cuando el campo estornuda los pueblos se resfrían y el dirigente es como la vacuna antigripal, que a veces no se nota, pero a veces logra que no se resfríe... El productor a veces no se da cuenta que uno logra ciertas cosas. La ley de arrendamientos que ya nos confirmaron que no se va a tratar porque era un retroceso, las retenciones que el ministro de Economía se comprometió a que sean decrecientes... Parecen cosas chicas pero son temas grandes...

P.: ¿Cómo es su relación con las restantes entidades?

B.L.: Las cuatro entidades no pensamos igual. Con la Sociedad Rural no hay cosas que nos distingan en la forma de pensar... pero con las otras dos podemos tener alguna diferencia. Una porque es una empresa de comercialización, respetable, que ha crecido con un mérito extraordinario, que es Coninagro pero no es puramente gremial ... y la otra, con la que disentimos totalmente porque tiene otros objetivos, de reforma agraria o que se extienda el movimiento Sin Tierra por toda Sudamérica, con lo que nosotros no estamos de acuerdo. No quiere decir que no los respete, pero no estamos de acuerdo. A veces, se dice, por qué no están unida

Temas en esta nota