La Bolsa en mil puntos y suma 116%

El índice Merval superó ayer los 1.000 puntos por primera vez, aunque cerró a 993 unidades. En el año acumulan una ganancia de 116% en dólares. En lo que sigue siendo uno de los peores escenarios de la historia, igual es importante.

28deNoviembrede2003a las08:26

Sigue habiendo optimismo entre los operadores, aunque es difícil que se repita esa suba el próximo año. Dependerá ello más del gobierno que de las propias empresas que cotizan: si se acerca a un acuerdo con acreedores o se restaura el clima de negocios en el país, será más que probable.

El arribo del índice Merval a los 1.000 puntos, en lo que continúa siendo un escenario de los peores de la historia del país, constituye un acontecimiento importante. Si llega a los 1.050 puntos, dentro del año, habrá duplicado su valor de fines de 2002. Esto, desde lo económico, es mucho más importante todavía. Porque los 525 redondeados, de diciembre de 2002 son absolutamente cotejables con una marca de 1.050. En cambio, los 1.000 puntos de una meta nominal, ni se acercan a los máximos en términos constantes, alcanzados en 1992.

Trayectoria

Hasta 1967, el mercado argentino se medía de diversos modos, sin que existiera un indicador popular y aceptado, para dispersarlo como esencia de la marcha accionaria. El Indice General de la Bolsa de Comercio vino a cubrir la falencia, con un cómputo que tomaba a todas las especies cotizantes y sin darles preeminencia, más que la evolución de precios. Inaugurado el nuevo recinto, funcionando a pleno la nueva tecnología del SIB y las pantallas electrónicas, multiplicando su capacidad y rapidez para concertar operaciones, surgió la inquietud de poseer un índice de resumen: y que llegara a reflejar el peso de las principales. A tales efectos, desde el Mercado de Valores se confecciona el Merval, que incorporó la modalidad inédita de la « ponderación» -por importancia de los negocios-que ya se realizaba en diversas Bolsas del mundo. Colocando la línea de corte en 80% de lo realizado por la plaza bursátil, a través de un semestre, todas las especies que sumaran porcentualmente hasta completar el cupo integrarían la nómina. Que sería móvil, con cambios trimestrales, y elástica en el número de integrantes. Siempre debía cubrirse 80% del mercado y así, tanto hubo Merval atomizados, con más de 30 acciones, como los más razonables: de una docena de papeles. Los primeros tiempos se realizaron como en el «túnel de viento», en 1986 en su debut oficial aunque se le llevó mensualmente. Recién se hizo diario desde 28/12/89 -con marca 37,27- y su papel creciente, en la adopción por parte de carteras locales y exteriores, lo obtuvo desde inicios de los ''90.

El mejor año

A Wall Street le llevó un siglo completo llegar a 10.000, en el índice Dow Jones. Al Merval le llevó un año, 1990, alcanzar los 100 puntos. Pero, en 1991 vino la explosión, al compás de cambios económicos que abrían el telón al mundo en todos los órdenes. Con toda la ilusión por delante, el capital acudió en masa a las acciones y sólo tardó otro año trepar desde los 92 de diciembre de 1990, a los 800 de final del ejercicio de 1991. Resultado: suba anual de 785%. El movimiento continuó rumbo a los 900 puntos (que se tocó en un intradiario) y mayo del ''92 fue su cenit mensual, con 881 puntos. De ahí en más, la debacle, en diciembre sólo estaba en 426 puntos y pérdida anual de 47%. Detrás del valle del tequila, el mejor intento para igualar la cumbre se forjó en 1997. Siempre cotejando la convertibilidad, el Merval llegó a los 850 del mes de julio... y no pasó.

Pesificando

Otro capítulo se inicia desde la devaluación, con precios bursátiles pesificados de hecho, mientras el Merval había tenido otro hermanito: el M.AR, versión autóctona, eliminando la incidencia de las que tienen sede en el ext

Temas en esta nota