Un año de vacas flacas que aumenta el destete precoz.

Se usa más en La Pampa, en Córdoba y en la zona afectada por la falta de lluvias.

28deNoviembrede2003a las08:42

Consiste en retirar los terneros del pie de la madre, por lo menos 45 días antes de que termine el servicio, para incrementar el porcentaje de preñez. La seca afectó el estado de los rodeos y compromete la próxima parición.

En el INTA Bordenave, en el sudoeste bonaerense, hace semanas que están dando charlas sobre destete precoz. Néstor Roulet, presidente de Cartez, en Córdoba, dijo esta semana que están pensando en que habrá mucho destete precoz. Al feedlot Cactus Argentina, en San Luis, ingresaron en el último mes unas 5.000 cabezas con entre 50 y 100 kg de peso. Nutricionistas y fabricantes de balanceados confirman que se trata de una temporada de trabajo fuerte. La razón de todo esto es que la falta de pasto en gran parte de las zonas de cría del país -habría que exceptuar a la cuenca del Salado- está llevando a los criadores a adelantar el destete de los terneros.

Parte de la situación

El ingeniero Daniel Larrea, del INTA Bordenave, explicó a Infocampo que apesar de que en el sudoeste bonaerense las lluvias de octubre y lo que va de noviembre trajeron alivio, la recuperación de las pasturas es lenta y el estado corporal de los rodeos de cría sigue dejando que desear. “La situación es muy variable, pero digamos que hay rodeos donde las vacas tienen una condición corporal por debajo de 3, en la escala de 1 a 9, cuando tendrían que estar en 4 y ganando peso”, refirió Larrea.

Es que a los productores ganaderos no sólo les preocupa el destete de ahora sino la preñez de sus planteles, que en definitiva representará los ingresos de la empresa en 2005. Por eso, la idea es separar a los terneros precoz o anticipadamente, para que el costo de mantenimiento de la vaca disminuya, mejore su ganancia de peso y su estado corporal y tenga más posibilidades de quedar preñada.

“Nuestra recomendación es destetar a los terneros con 100 a 110 kg, es decir, con unos tres meses de edad, no con menos ni antes, con el fin de evitar los trastornos que implica manejar la nutrición de animales tan livianos”, comentó Larrea. Es que los terneros al pie de la madre son como monogástricos, que todavía no desarrollaron su rumen, y necesitan de una alimentación especial. Sin embargo, técnicamente se trataría del destete que se conoce como “anticipado”, no precoz, cuando el peso ronda los 110 kg.

Pero en la práctica la situación parece ser más extrema, de la descripta por Larrea, al menos en lo que a pesos se refiere. Miguel de Achával, director del feedlot Cactus Argentina en San Luis, comentó que en las últimas semanas, los animales que arribaron a los corrales pesaron desde 50 a 100 kg. La mayor parte de la hacienda proviene de Chaco, norte de Santa Fe y norte de Córdoba.

“Normalmente hay dos categorías a las cuales les practican el destete precoz, con mayor frecuencia”, señaló De Achával. “La vaca de última parición, para engordarla y venderla como vaca gorda antes, y la vaquillona de segundo servicio, para que comience a ciclar antes”, señaló.

Que coman, la clave

Para el engordador, la clave del éxito en el engorde de los terneros de destete precoz es que comiencen a comer lo antes posible. “Lo ideal es que el productor, una vez que los desteta, los deje en un piquete con algún alimento de buen sabor, para que se acostumbren a comer”, explicó. “Un animal puede llegar flaco al feedlot, pero un ternero de destete precoz, además de flaco puede llegar debilitado, y esto es muy importante. Si pasa 48 o 72 horas sin comer, ese animal es candidato a enfermarse”, agregó.

Según el empresario, la mortandad en esta categoría se ubica entre 1 y 2 por ciento, con picos de 4 o 5 por ciento si la hacienda llega muy sufrida a los corrales.

En tanto, Marcos Gatti, médico veterinario y nutricionista de la f

Temas en esta nota