Fiesta ganadera en la capital de la soja

Ganadería. La Sociedad Rural y Swift realizaron el 15º block test. El sector está en alerta por la sequíaSe realizó el tradicional concurso para evaluar la calidad carnicera de la producción bovina regional.

29deNoviembrede2003a las10:10

Sólo la preocupación por la sequía empañó la fiesta ganadera en la que se ha convertido, a lo largo de sus 15 ediciones, el block test organizado por la Sociedad Rural de Rosario y el frigorífico Swift. En plena capital de la soja, los productores de carne bovina se permiten una vez al año "testear" en la media res el resultado del manejo del rodeo y reunirse para analizar las formas de mantenerse en un negocio cada vez más acorralado por la agricultura.

Tal vez por eso uno de los invitados especiales en la disertación previa a la entrega de premios fue Martín Correa Luna, el veterinario del Inta Venado Tuerto que con su sistema de Cría Intensiva Bovina, se convirtió en la "gran esperanza blanca" de los ganaderos junto al grupo de productores que se animan a la actividad de cría "en los campos más caros de la Argentina", como él mimos señaló.

Miguel Calvo, presidente de la Sociedad Rural de Rosario, se mostró dispuesto a incorporar con fuerza a la entidad en la red de instituciones y empresas que rodean la iniciativa, como una forma de avanzar en la creación de "grupos de concreción y afinidad" en la oxidada cadena de la carne argentina.

"La cría bovina intensiva es una buena expresión de convivencia entre la agricultura y una ganadería de alta producción", señaló Calvo, quien consideró que por ese medio se puede mantener a las vacas en la pampa húmeda, y no "castigando a otras producciones a través de una política de presión fiscal cada vez más agresiva".

Párrafo aparte destinó el dirigente a la cuestión fiscal, contragolpeando con una propuesta para "equilibrar la carga tributaria", reduciendo gravámenes para el campo a cambio de terminar con las exenciones al impuesto a las ganancias para los jueces, la eliminación de diferimientos impositivos y la redefinición de fondos especiales.

La mención favorable al gobierno corrió por cuenta de Correa Luna, quien mencionó al secretario de Agricultura, Miguel Campos, como el primer titular de la cartera agropecuaria que se mostró preocupado por volver a la rotación agrícolo-ganadera en la región pampeana. El CBI apunta a eso y, básicamente, consiste en "beneficiar" a la agricultura con la fertilidad y otras ventajas que derivan la incorporación de un planteo ganadero de alta productividad.

Ello implica, señaló, alta carga animal, pasturas de alto rendimiento, plan sanitario estricto, buena genética y, especialmente, "dedicación full time porque este planteo sólo lo puede hacer el que le gusta la ganadería".

"Tenemos que tener en cuenta de que estamos haciendo cría, una actividad que siempre fue catalogada como de baja productividad, en los mejores campos del país, lo cual obliga a tratar las pasturas como si fuera el mejor cultivo", dijo y enumeró como ventajas del sistema la mejora en la estructura del suelo, el aprovechamiento del recurso agrícola a través del pastoreo de rastrojos, la coincidencia de la necesidad de las vacas con la época de los rastrojos, diversificación del riesgo, disponibilidad de capital y arraigo del productor en el campo.

Previamente, Ernesto Ferrarese, del Senasa Santa Fe, expuso el plan de trabajo dispuesto por el organismo para que la cadena de la carne se adecue a las nuevas exigencias de bienestar animal, la nueva generación de demandas que se levantan en el mercado internacional.

Explicó que el bienestar animal, entendido como un "estado de salud mental y físico completo que esté en armonía con la naturaleza", comenzó a adquirir el estatus de política sanitaria internacional a partir de la presión de los consumidores y extienden el núcleo de exigencias más allá de las demandas de inocuidad y calidad.

Temas en esta nota