El movimiento de barcos por el Paraná creció 120%

La hidrovía se consolida como sistema de transporte y diversifica cargas. Según Prefectura, circularon 1,3 millón de embarcaciones en lo que va del año. La mayoría, barcazas.

Por
01deDiciembrede2003a las08:33

El tránsito de buques cerealeros, petroleros, areneros y de transporte de personas por el río Paraná creció casi un 120% en lo que va del año respecto a 2002, alcanzando nuevamente niveles de tráfico similares a los existentes en el 2000, antes del derrumbe económico.

"En lo que va de 2003 circularon 1.318.139 embarcaciones por el río Paraná, contra 593.162 registradas en el 2002", precisó el jefe del Sistema de Tráfico Marítimo de la Prefectura Naval, Osvaldo Aguirre.

"Desde el 2000 no se veía la navegación que se observa ahora, la actividad mejoró notablemente en el último semestre, esto se puede observar en la cantidad de areneros y petroleros que circulan por el Paraná con asiduidad", destacó Aguirre. El incremento se produjo en un marco de mayor diversificación de las cargas ya que, a los tradicionales buques cerealeros que llegan a los puertos del cordón rosarino para transportar más del 70% de la cosecha agrícola argentina, se sumó el transporte relacionado con otras actividades.

Del total de embarcaciones en lo que va de 2003, el 37% correspondió a barcazas, chatas y balsas, 26,7% a pesqueros, 7,7% a barcos mercantes, 7,2% a areneros, 6,2% a transporte de pasajeros y 3,4% a petroleros.

El 11,8% restante correspondió a embarcaciones con contenedores, aceiteros, de comestibles y otros, precisó el funcionario de la Prefectura.

Desde la empresa Hidrovía Sociedad Anónima, que se encarga de mantener navegable el curso y cobrar peaje por su trabajo entre la desembocadura del Paraná en el Río de la Plata y el puerto de Santa Fe, reconocieron que el tráfico en lo que va del corriente año es superior al del 2002.

La concesionaria, que cobra sus tarifas en dólares a los cerealeros y petroleros -por transportar commodities con precios atados a los mercados internacionales-, factura por tonelaje y puede llegar a cobrar entre 10 mil y 15 mil dólares a los barcos de gran porte, informaron fuentes de la Prefectura.

El jefe del Sistema de Tráfico Marítimo aseguró que el 90% de las exportaciones cerealeras del país se realizan por agua, a través de 30 puertos marítimos y fluviales equipados para este tipo de carga.

Por el Paraná, vía que une al puerto de Buenos Aires con las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes y Misiones, y con terminales de Paraguay y Brasil, también circulan barcazas que transportan soja, madera, y cereales que se cultivan en el norte argentino.

En el Centro de Capitanes de Ultramar y Oficiales de la Marina Mercante, entidad que aglutina a los tripulantes de mando a cargo de las embarcaciones, coincidieron con los datos aportados por la Prefectura.

Si bien destacaron la importancia de que haya aumentado la circulación en los ríos y mares del país, se quejaron del bajo número de embarcaciones de bandera nacional, fruto de las políticas impulsadas durante la década del •90, cuando se desreguló el sector y pudieron ingresar a operar naves de otros países.

"La próxima lucha será la de lograr que la mayoría de las embarcaciones porten la bandera nacional", señaló Paul Medina, consejero del Centro de Capitanes, al hacer referencia al proyecto de ley que espera tratamiento en el Congreso, para incrementar la presencia del pabellón nacional en los ríos del país.

"Sólo un nueve por ciento de las embarcaciones de cabotaje tienen la bandera argentina", acotó Medina.

La asociación gremial lucha por la derogación del decreto 1772/91 establecido en el gobierno de Carlos Menem y pugna por una ley de marina mercante que permita "recuperar la soberanía del agua para que la riqueza del país vuelva a ser de los argentinos".

Temas en esta nota