La experiencia rusa deja expectativas positivas

Sobre la base de analizar el proceso de recuperación de Rusia desde el default en 1998, Ecolatina encontró similitudes con el proceso post crisis argentina.

Por
01deDiciembrede2003a las08:41

La experiencia de la crisis de la deuda de Rusia y la posterior recuperación de la economía tiene similitudes con la Argentina que “muestra que, con políticas adecuadas, el investment grade no es un objetivo tan lejano”, sostuvo el informe semanal de elaborado por la consultora Ecolatina.

“En ambos casos el mantenimiento de un tipo de cambio alto y la disciplina fiscal jugaron un papel central en el proceso de normalización. También son paralelas las formas que adoptó la recuperación: fue impulsada por el sector externo primero –aumento de las exportaciones y sustitución de importaciones– y luego por el consumo doméstico”, señaló.

Destacó que fue menor la magnitud y la complejidad del default de la ex Unión Soviética (la deuda en cesación de pagos argentina es tres veces mayor) y en consecuencia pudo lograr un acuerdo en un plazo relativamente breve, 18 meses con un descuento de 36%, inferior al 75% propuesto por la Argentina.

Ecolatina, la consultora fundada por el ministro Roberto Lavagna y que ahora dirige el economista Alberto Paz, señaló que a 5 años del default de la deuda pública de Rusia, los bonos emitidos por este país alcanzaron la categoría de investment grade, es decir un nivel de riesgo que los torna relativamente seguros para los inversores, según las calificadoras internacionales, otorgado por Moody’s Investors Service para una emisión de eurobonos.

La calificación abrió el un debate acerca de la actitud que los países sobreendeudados deben adoptar en el manejo de sus compromisos externos y en particular contrapuso el carácter conciliador en la relación con los acreedores del ex país comunista y de otras naciones, como Brasil, con la actitud negociadora más dura de la Argentina.

Ecolatina señaló que “hasta en los aspectos débiles de ambas economías existen parecidos” y marcó que “la fuerte dependencia que sufren los rusos de sus exportaciones de petróleo son equivalentes a la alta ponderación que tienen las ventas externas de soja en el caso argentino”.

La consultora concluyó que “la efectiva reinserción de la Argentina en el mercado financiero internacional dependerá del curso que adopten las negociaciones con los acreedores externos, pero experiencias como la rusa demuestran que, con políticas económicas acertadas, el investment grade no debería ser un objetivo tan lejano”.

Temas en esta nota