El campo es líder por el negocio de la soja

“El país tiene ideas viejas y la llamada sociedad del conocimiento debe ser el cambio y el pilar de la comunidad toda.

04deDiciembrede2003a las08:46

Convenio con la Eeaoc

“El país tiene ideas viejas y la llamada sociedad del conocimiento debe ser el cambio y el pilar de la comunidad toda. Es por ello que trabajamos con un fondo de inversión y con una ''incubadora'' de empresas y tecnología, entre ellas la firma Bioceres. En Tucumán vamos a firmar un convenio marco con la Eeaoc para trabajar en biotecnología con la prestigiosa institución y poder incorporar un gen de sequía en variedades de soja, entre otras cosas”, señaló Grobocopatel.

“La tecnología y su manejo es lo importante”.

El director de la firma Los Grobo Agropecuaria instó a los productores a utilizar todos los conocimientos sobre el cultivo, la siembra directa y las herramientas satelitales.

“Debemos sostener el negocio de la soja para mantener el liderazgo que tienen los productores argentinos”, señaló a LA GACETA Rural el ingeniero Gustavo Grobocopatel, director general de la empresa familiar Los Grobo Agropecuaria y miembro del directorio de Aapresid.
“Para lograr ese sostenimiento del negocio sojero debemos seguir trabajando utilizando los conocimientos aplicados al producto soja, como es la biotecnología; la siembra directa; el uso de las herramientas satelitales y la organización empresarial“, apuntó.

Respecto de las expectativas de siembra en el país y los problemas que padece el NOA por los retrasos en las siembras debido a la sequía, el empresario señaló que el negocio de la soja en la Argentina tiene un gran futuro, principalmente por las necesidades que tiene el mundo de la harina de soja y del aceite de esta oleaginosa.

Consumo

Actualmente, en el mundo se consume unos 800 millones de toneladas de harina y la tasa de demanda está en crecimiento. Para el futuro es necesario producir unos 3.000 millones de toneladas, por lo que las perspectivas para el país para los próximos 20 años son excelentes. “Sólo unos cuantos países pueden llegar a esos valores, y entre ellos se cuentan a la Argentina y a Brasil”, precisó Grobocopatel.

En lo que respeta al Noa, la situación actual de los productores es de preocupación, ya que la sequía esta originando retrasos de las siembras. Además, la región es una zona que tiene problemas de estabilidad de suelos, por lo que los productores deben utilizar las rotaciones de cultivo con maíz como una constante.

Al respecto, el empresario indicó que el cultivo de los suelos como corresponde, con toda la tecnología disponible y aportando al suelo lo que él necesita y cuidando que no se erosione, con las cubiertas de rastrojos ese suelo no llega a degradarse sino que se enriquece. “Sobre la producción de soja propiamente dicha, lo importante no es la plata que se hace con el cultivo. Es la tecnología que se aplica y cómo se la maneja. La soja es un producto que posee un gran valor agregado con toda la información relacionada con su explotación, conocimiento y la tecnología disponible en el mundo, la que se encuentra al alcance de los productores”, resaltó el especialista.

El empresario comentó que el productor argentino en general, y el de granos en particular, es un productor innovador. “Basta ver los porcentajes de siembra directa que se registran en el país y en especial en el NOA, y el uso de tecnología de punta como la biotecnología”, remarcó.

Retenciones

En otro orden Grobocopatel señaló que el campo argentino probablemente es el único sector que no sobrevivió a expensas del Estado. Al revés, es el Estado el que vive y sobrevive gracias al sector y al esfuerzo del hombre de campo. En ese sentido, subrayó que las retenciones impuestas por el Estado a las exportaciones agropecuarias son una transferencia de riquezas del interior a las ciudades y obligan a que el hombre de campo deje sus

Temas en esta nota