Mantener el gasto exigiría un tipo de cambio de 3,37 pesos

Erogaciones alcanzaron el equivalente a 18,5% del PBI. El comportamiento procíclico no parece sostenible si se apunta a corregir los errores.

Por
05deDiciembrede2003a las08:11

La semana pasada surgió en el ámbito del Gobierno la preocupación por la apreciación que venía acusando la moneda nacional respecto del dólar, aparentemente inquietos por la pérdida de competitividad de la producción nacional.

Sin embargo, los economistas del IERAL de Fundación Mediterránea encontraron una explicación tal vez más fuerte que eso: “el aumento que registró el gasto público medido en dólares”, el cual debe achicarse por la dura vía de una férrea disciplina o la facilista de elevar la paridad nominal del tipo de cambio.

“Hasta ahora el Gobierno ha podido combinar un fuerte ajuste fiscal (aumento del superávit primario) con política pública con sesgo redistributivo y con un significativo incremento de inversiones financiadas dentro del Presupuesto. Esto lo consiguió gracias a que captó el impacto inflacionario del 2002 a través de diversos impuestos en el 2003.”

De todos modos, este comportamiento procíclico no parece sostenible si es que se apunta a corregir los errores del pasado. En ese sentido, el equipo que conduce Gabriel Sánchez destaca que “el gasto primario del sector público nacional subió de 16,9 puntos del PBI en el 2002 a 18,1% en el 2003, y según la Ley de Presupuesto, se ubicaría en 18,5% en el 2004”, que es virtualmente el nivel del trienio 1999-2001 que no puede considerarse de equilibrio, precisamente.

“Este tema está íntimamente relacionado con la cuestión del tipo de cambio real (TCR), un instrumento que para el Gobierno es importante que mantenga su actual nivel. Es sabido que una excesiva presión alcista del gasto público genera un cambio de precios relativos en contra de los bienes transables, es decir, implicaría contar con dólar menos elevado que el actual”, sostiene el trabajo.

Otra forma de ver este mismo tema, agrega el IERAL, “es la evolución del gasto público en dólares: mientras más alto resulte ese indicador, estará reflejando un tipo de cambio más bajo o en todo caso, estará demandado un dólar más alto para mantenerse constante medido en esa moneda”.

Paridad de equilibrio

Actualmente, según ilustra la infografía, la paridad de equilibrio se ubica por arriba de $3,30 por dólar, como aspiran muchos de los economistas que asesoraron al ministro Lavagna un par de semanas atrás.

En octubre el gasto primario (neto de transferencias a provincias) fue de u$s1.319 M. En la misma moneda implica una suba de 47%, respecto de igual mes de 2002”. De ahí que un ejercicio que hicieron los técnicos mediterráneos fue ver cuál es el tipo de cambio que permite estabilizar las erogaciones en “moneda dura” en los niveles del primer trimestre de este año.

En ese período, los números muetran que promedió u$s1.127 M mensuales y como en octubre calculado en pesos fue de 3.794 M, el tipo de cambio necesario para mantenerlo en aquel nivel es $3,37 por dólar.

“El ejercicio permite llegar a la conclusión de que es mucho más razonable en términos económicos hacer un esfuerzo por estabilizar el gasto en pesos haciéndolo más eficaz, sin necesidad de sacrificar inversiones públicas”.

Agrega el estudio que “en caso que se pretendiera seguir expandiéndolo, por encima de los presupuestado en 2004, se tendría un típico caso de dos objetivos y un solo instrumento: para asegurar el TCR en el elevado nivel actual se tendría que forzar un valor del dólar mayor, pero en ese caso las presiones inflacionarios se harían sentir”.

Temas en esta nota