El Inta contra el monocultivo de la soja

El monocultivo de soja atenta contra el equilibrio económico, social y ecológico del agro y requiere la urgente adopción de una estrategia concertada que permita evitar el deterioro del suelo y lograr un esquema de producción sustentable, afirmó el presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), Carlos Vuegen.

Por
06deDiciembrede2003a las09:14

"No hay señales del mercado asociadas con las dimensiones sociales y medios ambientales de la producción por lo que corresponde a la responsabilidad del empresario rural adoptar los criterios que eviten el deterioro del recurso suelo", señaló el funcionario en la presentación de un extenso documento elaborado por el consejo directivo de la entidad.

El informe que manifiesta "la preocupación de la sustentabilidad de largo plazo de la producción agropecuaria argentina" fue presentado el jueves en la sede de la Fundación ArgenINTA, en coincidencia con el 47 aniversario de la entidad.

Vuegen destacó que "no hacemos un juicio a la soja sino al crecimiento desordenado del cultivo que pone en riesgo la sustentabilidad del ecosistema agrícola argentino".

Con respecto a los altos beneficios económicos que impulsan el cultivo de la soja transgénica en el país, el funcionario señaló que "no queremos que la fiesta dure un año. Hay pérdidas de nutrientes que no están siendo repuestos y queremos que la ventaja de trabajar y producir en el agro argentino puedan gozarlas también nuestros nietos".

Otro de los factores que agravan esta situación es el actual sistema de contratos de arrendamiento, de los cuales el 50 por ciento no supera el año de duración, lo que impulsa a obtener el máximo de beneficio en una cosecha sin aplicar el criterio de rotación, indica el trabajo.

El documento elaborado por el INTA destaca que "no hay prevención sin costos" y estima que la adopción de un sistema de rotación de cultivos que permita un mejor tratamiento de la tierra demandaría, a precios actuales, una merma de ingresos globales de 250 millones de pesos anuales, cifra que se eleva a 1.350 millones de pesos si la alternancia se piensa con ganadería.

"Este cálculo considera la baja de rentabilidad de un solo envión y con el actual sistema estamos induciendo la pérdida en forma más extendida e irreversible", sostuvo Vuegen.

El documento fue aprobado por las cuatro entidades nacionales del agro, entidades académicas, técnicas y universitarias que integran el consejo directivo del Inta y constituye un "llamado a la discusión para acordar la forma de resolver el monocultivo de soja que atenta contra la sustentabilidad de la producción agrícola"

Temas en esta nota