Se afirma el escenario de altos precios internacionales

Las cotizaciones de las materias primas aumentaron en noviembre 3,6%. Acumulan un 14,4% interanual y se aproximan al récord de 1995. Si bien en todos los grandes rubros se observaron alzas, las más marcadas correspondieron al segmento de los metales y los alimentos.

Por
11deDiciembrede2003a las08:47

Por cuarto mes consecutivo, los precios de los commodities en el mercado internacional registraron en noviembre un aumento superior a 3% intermensual y ya acumulan una suba superior a 14% respecto de un año atrás.

Si bien en todos los grandes rubros se observaron alzas, las más marcadas correspondieron al segmento de los metales y los alimentos, según la serie de precios semanales de las materias primas de The Economist, de la cual da cuenta el último informe de Tendencias Económicas y Financieras.

Estos dos sectores, que tienen una significativa representatividad en las exportaciones de la Argentina, se han visto favorecidos con subas en el mes pasado de 4,3 y 3,9%, respectivamente, y elevaron el repunte interanual a 22,7% en el primer caso y 8,4% en el segundo.

De este modo, desde el punto de vista comercial, la Argentina continúa recibiendo “viento de cola” del resto del mundo, el cual se potencia con la escalada del euro, que ha tornado más accesible penetrar con productos locales en el Viejo Continente.

Esta combinación, que no muchos ministros de Economía tuvieron como handicap para “lucirse” con el logro de resultados espectaculares en la balanza comercial, no está siendo aprovechada por los productores de bienes transables, a juzgar por el comportamiento del comercio exterior en los últimos meses.

Por el contrario, mientras todo se presenta para potenciar los negocios y consolidar la reactivación de la mano del sector externo, y por efecto derrame de la inversión y el consumo interno, en la Argentina se sigue debatiendo si es necesario provocar un salto inflacionario, de alrededor de 4% con el que cerraría este año a un rango más cercano a 10% en el 2004, para apuntalar la recaudación tributaria.

Pero no sólo eso. Casi desconociendo la corriente de los mercados internacionales, tanto en lo que respecta al flujo comercial como cambiario, se genera confusión sobre el horizonte del tipo de cambio en la plaza local, pese a que las autoridades económicas se mostraron muy críticas de sostener una paridad fija o predecible, como ocurría en los años de la convertibilidad.

Generar certidumbre

Sólo cuando las autoridades estén dispuestas a generar certidumbre, vía resolución de la renegociación de la deuda, la normalización del sistema financiero, la estabilidad de las políticas tributaria y laboral de corto y mediano plazo, los empresarios podrán abocarse a encarar programas de penetración en los mercados internacionales y sacar ventajas del buen momento que ofrece el contexto externo.

Según los pronósticos de los analistas de los bancos de inversión, el ciclo de bonanza de los precios de los commodities se sostendrá en el 2004. De ahí que todavía hay margen para poder capitalizar este escenario, aunque todavía no se advierte un giro en la política del Gobierno que permita predecir un boom de exportaciones el año próximo.

Temas en esta nota