El año récord

Cuando del calendario se desprenda el último día del año, terminará un año récord para el campo. Sólo basta con revisar algunos números para darnos cuenta de que 2003 accionó como una catapulta para la producción primaria y el complejo agroindustrial.

12deDiciembrede2003a las09:33

Cereales y oleaginosas. Los 70,8 millones de toneladas alcanzados en la campaña 2002/2003 son el mayor volumen alcanzado por la producción de granos. Por primera vez, la cosecha de oleaginosas –principalmente de soja– superó a la de cereales (ver Silos al tope).

Precios agrícolas. Las cotizaciones internacionales tocaron los valores alcanzados durante el boom agrícola, en el segundo semestre de 1997.

Maquinaria agrícola. La venta cosechadoras es la mejor de los últimos 10 años. Entre enero y noviembre, el mercado local absorbió 1.762 unidades. En tractores, la venta llegó a 3.623 vehículos en igual período, la mejor performance de la industria desde 1999, según datos de la Asociación de Fábricas Argentinas de Tractores (Afat).

Exportaciones de soja. En los primeros 10 meses del año, los envíos de poroto de soja sumaron 9 millones de toneladas, registrando un crecimiento del 57 por ciento en volumen con respecto a igual período de 2002, cuando los envíos alcanzaron a 5.752.436 toneladas. En total, la certificación de exportaciones de la oleaginosa sumaron 17, 991 millones de toneladas, por un valor de 2.370 millones de dólares.

Con esta foto ya en el álbum, los actores se preparan para volver a tomar posición para la próxima instantánea. Para saber dónde van a estar parados en 2004, algunos economistas vinculados con el sector analizaron para La Voz del Campo las principales variables económicas que darán marco al nuevo año que está por comenzar.

Otro año con retenciones

“Desde el punto de vista del crecimiento económico, el 2003 fue un año que se puede definir entre bueno a muy bueno. Si medimos su crecimiento del siete por ciento, lo que irradia para el 2004 es un escenario también entre bueno y muy bueno. Me atrevo a decir que el año próximo puede ser mejor que el actual, para el gobierno de Kirchner”, pronosticó Raúl Fuentes Rossi, economista, especialista en el sector agropecuario.

El consultor, que visitó Córdoba invitado por la Sociedad de Acopiadores de Granos, desmenuzó algunos de los tópico macroeconómicos que marcarán la evolución de campo durante 2004. “El acuerdo con los acreedores de la deuda va a llegar, aunque lo veo difícil. No lo veo cerrado hasta finales de 2004. No obstante, el Gobierno no va a tener que hacer frente a muchos compromisos internacionales, sí lo va a tener que realizar para el 2005, cuando comience a vencer el capital de la deuda que no está en default. En este escenario, con un tipo de cambio alto, precios internacionales sostenidos, y una gran presión impositiva, el complejo agroindustrial seguirá como el más dinámico de la economía. Sobre su performance descansará el modelo de gobierno”, explicó.

Las necesidades de recaudación por parte de la Nación tendrán en la presión impositiva a una vieja herramienta que aceitará su mecanismo.

“A los efectos de cumplir con las exigencias de los acreedores externos, el Gobierno tiene que obtener, sí o sí, un importante superávit fiscal. Cuando se repasa los números del presupuesto y las proyecciones macroeconómicas queda claro que, más halla de la buena o la mala predisposición, el margen de maniobra para eliminar o reducir las retenciones durante el 2004 es muy bajo, por no decir nulo. Aquí no se trata de discutir si el impuesto es distorsivo o no, ya que ese es un tema incuestionable, sino qué margen tiene la Nación para compensar esa recaudación por otra vía. Ese margen, desgraciadamente no existe”, aseguró Carlos Seggiaro, economista de la Federación Agraria Argentina (FAA).

Precios sostenidos

Al igual que en las campañas pasadas, la presente gozará d

Temas en esta nota