El trigo en Buenos Aires

La cosecha de trigo se ha generalizado en la mitad norte de la región pampeana, con resultados que se perfilan muy dispares según la zona. En Entre Ríos y Santa Fe se está en plena cosecha, habiendo finalizado la misma en algunas regiones con muy buenos rendimientos y buena calidad en general.

Por
12deDiciembrede2003a las16:48

La cosecha de trigo se ha generalizado en la mitad norte de la región pampeana, con resultados que se perfilan muy dispares según la zona. En Entre Ríos y Santa Fe se está en plena cosecha, habiendo finalizado la misma en algunas regiones con muy buenos rendimientos y buena calidad en general.

En Córdoba los rendimientos son muy buenos en el este, disminuyendo hacia el oeste aunque en muchos casos con niveles aceptables considerando el ciclo extremadamente desfavorable soportado. En algunas zonas se prefirió utilizarlo para forraje, y lo mismo ocurrió en zonas del norte de La Pampa donde el porcentaje de pastoreo llegó al 30% de la superficie sembrada.

Ha comenzado la trilla también en el norte de la provincia de Buenos Aires, aunque demorada en los últimos días por las precipitaciones, obteniéndose muy buen rendimiento y calidad. Hacia el sudeste de la misma provincia el trigo evoluciona favorablemente, con muy buena humedad en el perfil y días notablemente frescos, lo que permite avizorar rendimientos excelentes. Hacia el sudoeste, afectado por la sequía hasta principios de octubre, se espera sin embargo cierta recuperación, aunque los rendimientos no serán óptimos.

Quedan pocos días para que la fina se cierre también en el sur de Buenos Aires y lo que se está pensando es si no habrá humedad excesiva o muchas lluvias en el tramo que resta. Esto es de suma importancia para la producción nacional, ya que allí se concentra el 40% de la superficie sembrada del país y excesos de humedad podrían empobrecer los resultados finales.

En el sur de Buenos Aires las lluvias de los dos últimos meses fueron abundantes hacia el este y normales a levemente inferiores a las normales en el oeste, como se puede observar en la FIGURA 1. El mapa muestra la clasificación de las lluvias del periodo que va del 15 de octubre hasta ahora, en comparación con los valores normales para este lapso.

En Balcarce y en Benito Juárez, por ejemplo, las precipitaciones de estos últimos 60 días superaron los 250 milímetros, mientras que la lluvia normal de este periodo es de 150 milímetros. Hacia la delegación Tres Arroyos, que concentra cerca del 20% de la producción nacional y el 50% de la del sur bonaerense, las precipitaciones de los últimos 60 días fueron normales, habiéndose acumulado 150 milímetros cuando la estadística indica 160 milímetros. Hacia el sudoeste de la provincia las lluvias, si bien repuntaron dejando atrás la extensa seca previa, los registros de los últimos 60 días se mantuvieron levemente por debajo de lo que sería normal para el periodo.

La circulación atmosférica actual, la disponibilidad de humedad y los calentamientos y enfriamientos del mar presentes cerca de la costa sur de Buenos Aires, hacen prever una prolongación de las condiciones del último tiempo para lo que resta de diciembre: una tendencia hacia precipitaciones normales sobre el sudoeste bonaerense, algo superiores a las normales en el sudeste de la provincia, con una entrada más importante que lo habitual de humedad desde el este y temperaturas en promedio más bajas que lo normal. Lo mismo se espera al menos para la primera quincena de diciembre.

En el sudeste bonaerense sería preferible que ya no lloviera más, dadas las buenas reservas presentes y la escasísima demanda actual del trigo, pero las perspectivas son contrarias. Afortunadamente los altos valores de humedad no estarían acompañados por altas temperaturas, sino más bien lo contrario.

Temas en esta nota