Stiglitz: no se debe integrar el ALCA

Dijo que el acuerdo que propone EE.UU. no beneficia al país; elogió la reestructuración de la deuda. Tras la presentación de su libro, sostuvo que apoya la idea de Cavallo de pesificar la deuda con los organismos multilaterales. Sin embargo, no cree que se concrete esa iniciativa.

13deDiciembrede2003a las08:47

El premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz le recomendó ayer al presidente Néstor Kirchner que no suscriba un acuerdo comercial con los Estados Unidos, elogió la gestión que lleva adelante Roberto Lavagna en la renegociación de la deuda y sostuvo que Domingo Cavallo tiene razón al promover la pesificación de la deuda con los organismos multilaterales.

Ayer, en su segundo día de estada en nuestro país, el economista desplegó una nutrida agenda. Al mediodía presentó su libro "Los felices 90" y apenas terminó se fue a la Casa Rosada, donde almorzó con el presidente Kirchner.

Una vez terminado el encuentro, Stiglitz comentó a la prensa que le había aconsejado al Presidente no suscribir el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) con el gobierno norteamericano.

"El libre comercio es bueno, pero lamentablemente los Estados Unidos no están dispuestos a firmar un acuerdo de libre comercio, sino que están dispuestos a firmar un acuerdo que se llama de libre comercio, pero insistiendo en que no se debata sobre los temas de agricultura, de dumping o de las barreras paraarancelarias e insistiendo al mismo tiempo en que se incorporen disposiciones y normas que en realidad perjudican a los demás países", dijo a los periodistas.

Antes de llegar a la Casa de Gobierno, tras presentar su libro, había elogiado la opinión que anteayer dio en España el ex ministro Domingo Cavallo sobre la necesidad de pesificar la deuda con los organismos internacionales de crédito.

"Apoyo la moción de Cavallo de que la deuda con el FMI debería ser convertida a pesos, pero no soy muy optimista al respecto", señaló.

Además, sostuvo que el ex ministro de Economía tiene razón en critar a la vicedirectora gerente del Fondo Monetario, Anne Krueger, por el comportamiento que tuvo cuando la economía argentina estaba por estallar. "En medio de las negociaciones Krueger tuvo un discurso sobre el mecanismo que debería tener la reestructuración de la deuda que en el mercado cayó como una bendición para el default. Cavallo tenía razón en criticarla; pero lo que también es cierto es que si la crisis no estallaba en ese momento iba a suceder una semana o un mes después. La deuda y el tipo de cambio no se podían sostener", dijo.

Reunión con Lavagna

Después del almuerzo con Kirchner el visitante cruzó hasta el Palacio de Hacienda, donde fue recibido por el ministro de Economía, Roberto Lavagna. Mantuvieron una reunión a solas durante media hora. Tras ese encuentro, Stiglitz se reunió con los secretarios de Finanzas, Guillermo Nielsen, y de Política Económica, Oscar Tangelson.

También tuvo una charla interna con funcionarios y técnicos del Palacio de Hacienda. En ese encuentro elogió la capacidad del ministro Lavagna para conducir la crisis y dijo que la propuesta de reestructuración de la deuda era "muy buena".

"Creo que la mayoría de los acreedores serios entiende que la Argentina está actuando con seriedad en su renegociación de deuda y también entienden el marco en el cual se está desarrollando esa negociación. Los acreedores tienen que darse cuenta de que no pueden pedir más de lo que hay y sería irresponsable de parte del Gobierno ofrecer más de lo que hay, ofrecer tanto que por ejemplo de aquí a cinco años se genere una nueva crisis", dijo.

En tanto, también tuvo palabras de elogio por la recuperación que tuvo la economía argentina, aunque sostuvo que el gran desafío del país es asegurarse que la recuperación sea sostenible y "que de ser solamente recuperación se convierta en un verdadero crecimiento económico sólido".

En tal sent

Temas en esta nota