Cayó la inversión extranjera

De acuerdo con los datos oficiales, hacia fin de diciembre los ingresos por esa vía con suerte superarán levemente los u$s700 millones, una cifra 20 por ciento menor que la del 2002.

Por
17deDiciembrede2003a las08:42

A pesar de que el 2002 fue el año de la hecatombe y éste ya es catalogado como el año de la recuperación, las cifras de los ingresos por inversión extranjera directa no parecen dar cuenta de tal evolución.

Si bien en línea con los acontecimientos en el país, el rubro se desplomó el año pasado, y, lejos de recuperarse, este año continuó cuesta abajo.

De acuerdo con los datos oficiales, hacia fin de diciembre los ingresos por inversión extranjera con suerte superarán levemente los u$s700 M, una cifra 20% menor que la del 2002.

El dato, explicaron en Economía, no es un indicador que refleje fielmente la evolución del nivel de actividad, ya que no discrimina entre financiaciones e inversiones “productivas”. Sin embargo, no deja de representar un índice de confianza, que no parece estar en el mismo camino de recuperación que acusa la economía.

Confianza

“Es cierto, es un indicador de confianza. Pero en todo caso, es peligroso. Los ingresos que refleja, por ejemplo, pueden ser por la compra de una empresa, pero eso no quiere decir que se trate de instalaciones nuevas, que creará nuevos puestos de trabajo”, se explayó un funcionario del equipo económico.

La fuente, sin embargo, no dejó de admitir que la situación actual no tiene parangón con la llegada de capitales extranjeros a mediados de los ’90, en el auge de los procesos de fusión y adquisición de empresas, cuando la cuestión confianza no era el mayor punto de discusión.

La evolución de la inversión extranjera, financiera o productiva, es también un indicador del límite con el que puede toparse el proceso de reactivación en el que ingresó la economía, cuya perdurabilidad ponen en duda los analistas de todos los sectores.

Sin financiamiento para asistir al principal sector de la economía que actualmente está invirtiendo recursos propios, las Pyme, y que justifica el aumento anual de 30% de la inversión para el 2003 y de 40% en el tercer trimestre, la llegada de capitales del exterior es un último reaseguro para mantener el nivel de crecimiento económico más allá del 2004.

De todos modos, los técnicos de la Secretaría de Política Económica a cargo de Oscar Tangelson insistieron en destacar que, más allá de los magros valores absolutos, lo relevante en todo caso es poner el foco en la tendencia.

“Es cierto que no se ve ningún aumento llamativo, pero al menos no deja de ser una buena noticia que comienzan a registrarse valores positivos que se mantienen constantes”, observan los entrenados para ver el lado bueno de la realidad.

Temas en esta nota