Con la roya de la soja es mejor prevenir que curar

Bayer invitó a 80 técnicos argentinos a conocer en Paraguay el centro de la zona donde se registró por primera vez en América la presencia de este hongo.

20deDiciembrede2003a las08:19

La tierra colorada, con alto contenido de hierro y poco de fósforo (laterítica) de esta zona confiere un original contraste sensorial con el verde intenso de la superficie sojera paraguaya (1,8 millón de hectáreas totales, con un crecimiento de 0,3 millón este año) que está por entrar en el período de floración.

Lindante con el río Paraná, que funciona como límite natural con Misiones, Argentina, se encuentra la Colonia Pirapó, foco regional que tiene el desdeñable privilegio de ser el primer lugar americano en el que fue denunciada la roya de la soja.

Con la finalidad de observar el centro de la zona endémica paraguaya y para observar "in situ" el origen de la roya de la soja en el continente americano, la firma Bayer tomó la decisión de invitar a 80 ingenieros agrónomos destacados y provenientes de cada rincón sojero de nuestro país.

"El objetivo de nuestra empresa es que los profesionales conozcan más acerca de la misma y que los productores promuevan los monitoreos para la prevención de eventuales focos de ataque", comentó Jorge Barrionuevo, jefe de Productos Fungicidas de la compañía.

"Hace algunas campañas atrás observé unas pústulas raras en las hojas de la soja y llamé a Wilfrido Morel, del Centro Regional de Investigación Agrícola (CRIA), que es un instituto parecido al INTA argentino", comentó en una mezcla curiosa de gauraní, castellano y japonés, Yasuo Nishimura, productor de 39 años que cuenta con el mote de ser "el descubridor de la roya".

Se enviaron muestras a los Estados Unidos y los estudios realizados por biología molecular fueron concluyentes: "Se trata de la roya de la soja, un hongo temible, muy presente y originario de los países asiáticos".

Lo que vino después muchos ya lo saben. La roya de la soja devastó varios cultivos paraguayos (defoliación masiva) y comprimió la producción de varios otros.

Prevención

Sin la más categórica necesidad de presentar este problema como una alarma de "código agronómico rojo" para la Argentina, conviene saber que pueden presentarse en esta campaña diversos focos de la roya de la soja en el NOA y en el NEA y, tal vez, en la pampa húmeda.

Así lo entienden varios de los profesionales que integraron la numerosa delegación.

En ruedas informales comentaron que " la importancia del cultivo de la soja en nuestro país resulta de una gradación económica tan grande que todo lo que se haga en materia de prevención y conocimiento acabado de la roya debería ser recibido con beneplácito por los miles de productores de nuestro país".

Lo que se puede hacer en forma concreta y económica hoy en la Argentina ante un ataque de roya es aplicar controles con productos ciertamente conocidos por los productores, como los triazoles y las estrobilurinas, o mezclas de ambos desde que la soja inicia la formación de vainas (estado que se conoce como R3) hasta el inicio de la formación de granos (R5).

Esto cuesta cerca de 12-15 dólares, aproximadamente; la recomendación puntual debería ser hecha por la experiencia de algún profesional.

La Secretaría de Agricultura, el INTA, Aacrea, Aapresid y varias empresas proveedoras de insumos están trabajando para establecer una red de diagnóstico y prevención.

Epidemiología

Según Wilfrido Morel, "la epidemiología de la roya se basa en días con alta humedad (mojado de las hojas) y temperatura óptima que va desde los 8 hasta los 24 grados. Conviene recalcar que cada 10 días se produce una nueva generación de esporas y que puede resultar de una expansión explosiva, aunque la viabilidad de las esporas es de sólo 40-60 días".

En la Argentina, los hospedantes relevantes del hongo, como la arveja, el lupino blanco, el po

Temas en esta nota