Berlusconi busca salvar a Parmalat

El gobierno del premier italiano Silvio Berlusconi dio luz verde ayer a un decreto ley para salvar a Parmalat de la bancarrota y someterla a una administración extraordinaria.

Por
24deDiciembrede2003a las08:17

Tal como se esperaba después del desplome de la octava empresa más importante de Italia, el gobierno del premier italiano Silvio Berlusconi dio luz verde ayer a un decreto ley para salvar a Parmalat de la bancarrota y someterla a una administración extraordinaria, al tiempo que fiscales de Milán seguían investigando un agujero financiero de 7000 millones de euros, lo que podría convertirse en el mayor fraude de los últimos tiempos en Europa.

Aunque el "primer caso de aplicación es el caso Parmalat", dijo el ministro de Actividades Productivas, Antonio Marzano, el decreto ley aprobado por el gabinete planea "salvaguardar los empleos, no a los accionistas ni a los managers" de aquellas grandes empresas -de más de 1000 empleados y con al menos 1000 millones de euros de deuda- en estado de insolvencia.

Sobre la base del decreto, la gestión de Parmalat, un gigante agroalimentario que emplea a 36.000 personas en 30 países, estará en manos de Enrico Bondi, un experto en recuperación de empresas que reemplazó hace una semana a Calisto Tanzi al frente del grupo, y que será nombrado comisario extraordinario, con poderes inmediatos.

"El decreto se aplica sólo en el caso en el cual no exista como objetivo la liquidación de la empresa, sino un programa de reestructuración industrial", expresó Marzano, que agregó que se trata de una medida completamente nueva, que prevé que una empresa en estado de insolvencia solicite al Ministerio de Actividades Productivas ser admitida para una administración extraordinaria, en tiempos rápidos. Es decir, no lentos, como suelen ser en Italia.

Bondi deberá presentar en el corto plazo al gobierno un plan de reestructuración, que luego deberá ser aprobado por el ministerio antes mencionado.

El gobierno italiano también solicitará a la Comisión Europea que declare el estado de crisis para el sector lechero de la península, seriamente afectado por el escándalo Parmalat; y pronto creará la Autoridad del Ahorro, para reemplazar a la Banca de Italia y otros organismos, hoy considerados responsables del desastre de Parmalat y de otras empresas.

Temas en esta nota

    Load More