Vaca loca: "Argentina es el país más seguro", dijo el titular de la Rural

Estudios preliminares realizados en Washington al animal muerto dieron positivo. La secretaria de Agricultura, Anne Vaneman, dijo que se tomaron “todas medidas de precaución apropiadas”. Luciano Miguens manifestó, además que abrirían sus puertas a la carne argentina nuevos mercados.

Por
24deDiciembrede2003a las12:42

Luciano Miguens, titular de la Sociedad Rural Argentina, manifestó, en Radio 10, que el caso de vaca loca hallado en los Estados Unidos “puede ser importante” en términos de la incidencia sobre el precio de la carne, “si la gente retrae su consumo”.

Sin embargo, Miguens estimó que la Argentina “es el país más seguro del mundo, porque nos hace ser menos sensibles a que aparezca la enfermedad, que se transmite por la consumición de harinas de carne”.

Al respecto, añadió: “La Argentina trabaja muy bien en este tema, estamos protegidos, pero a la gente le preocupa el tema. Pero hay quienes piensan que nos beneficia, porque Estados Unidos es uno de los principales exportadores, y los mercados que perderá, porque Japón, por ejemplo, le cierra las puertas, nos dejan un nicho importante para poder exportar nosotros”.

“Fueron mercados que estábamos por recuperar, pero igualmente el mercado norteamericano ahora cerrará sus puertas a la importación, y es un mercado que no vamos a tener”, finalizó.

El caso

Un caso del mal de la vaca loca, llamado encefalopatía espongiforme bovina (EEB), se habría detectado en una res del estado de Washington, según lo informó ayer la secretaria de Agricultura, Anne Vaneman.

De confirmarse la presencia del mal, sería el primer caso de EEB que se registre en la historia de los Estados Unidos.

Los resultados preeliminares realizado por el Laboratorio Veterinario Nacional en Iowa, luego de haber analizado las muestras del animal, una vaca de la raza Holstein, dieron positivo.

En tanto, la granja de donde procedía la res, a la que se examinó el pasado día 9, ha quedado en cuarentena a la espera de que laboratorios especializados en la enfermedad en el Reino Unido confirmen los resultados.

La secretaria de Agricultura indicó que "se han tomado todas las medidas de precaución apropiadas" para evitar que la enfermedad se extienda y señaló que el riesgo para la salud humana "es mínimo".

Veneman lanzó un llamamiento de tranquilidad acerca de la cadena alimentaria estadounidense, que aseguró que no presenta riesgos para la salud: "Seguimos confiados en la seguridad para la salud de nuestros suministros alimenticios".

La detección de casos de EEB en el ganado británico, y el reconocimiento por parte de Londres en 1995 de un posible vínculo entre esta enfermedad y su equivalente humano, el mal de Creutzfeldt-Jakob, causó serios reveses al sector en toda Europa en esa época.

En el Reino Unido se calcula que más de un centenar de personas han muerto por esta variante de la enfermedad de Creutfeldt-Jakob (ECJ).

En sus declaraciones, Veneman hizo hincapié en que esta enfermedad, a diferencia de la fiebre aftosa, es de difícil contagio y que las sospechas solamente afectan a una única res, enferma o con defectos físicos, que nunca hubiera entrado en la cadena alimenticia humana.

Otro caso en el norte

Canadá confirmó el pasado día 20 de mayo la detección de un caso de EEB en una vaca en la provincia de Alberta, lo que hizo que numerosos países suspendieran sus importaciones de carne de vacuno canadiense como precaución.

El origen de esta enfermedad es incierto, aunque en el Reino Unido se atribuye generalmente a una afección de los corderos conocida como "scrapie".

Productos de corderos enfermos se incluyeron en productos de alimentación destinados a ganado vacuno -una práctica que la Unión Europea prohibió en 1994-, que quedó a su vez infectado.

Temas en esta nota