Vaca loca: EE.UU. perdió 17 mercados

Washington, Buenos Aires. A pocas horas de conocerse un caso sospechoso del mal de la “vaca loca” en Estados Unidos, 17 países decidieron cerrar sus puertas al ingreso de carne vacuna procedente del mayor productor mundial de carne bovina.

26deDiciembrede2003a las10:09

A la decisión se podrían sumar más compradores, entre ellos miembros de la Unión Europea.

Los principales países importadores de carne vacuna estadounidense en América Latina y Asia, entre otros, anunciaron el cierre a su importación horas después de la revelación del caso de Encefalopatía Espongiforme Bovina, denominación científica del mal de la “vaca loca”.

El ministerio de Agricultura de Japón indicó que ese país había suspendido sus permisos de importación hasta la obtención de informaciones más completas. Japón es el principal mercado de exportación de la carne vacuna de Estados Unidos, con el 32 por ciento del total en 2002, según la Federación de Exportación de Carne estadounidense.

En cadena

Además de Japón, China, Corea del Sur, Singapur, Taiwán, Malasia, Tailandia y Hong Kong también cerraron sus puertas en forma temporal, con el objetivo de evitar cualquier posibilidad de propagación de la enfermedad.

Rusia también anunció que suspendía por ahora sus importaciones de carne norteamericana, según indicó el ministro ruso de Agricultura, Alexei Gordeiev.

México –el mayor importador de carne estadounidense en volumen– cerró sus fronteras, indicó Javier Trujillo, director de Sanidad e Inocuidad de la Secretaría de Agricultura y Ganadería mejicana (Sagarpa). Según el organismo mejicano, el país importa anualmente alrededor de 400 mil toneladas de carne de bovino de Estados Unidos, en tanto que los ganaderos aztecas sólo exportan al vecino país, en ese mismo lapso, alrededor 120 mil toneladas.

Canadá –el tercer mercado al que Estados Unidos exporta su carne bovina– también decidió cerrar parcialmente su frontera.

“Es nuestra reacción con relación a las informaciones que tenemos por el momento”, precisó el ministro canadiense de Agricultura, Bob Speller.

El gobierno sudafricano también decidió suspender sus importaciones de carne bovina “con potencial riesgo procedente de Estados Unidos como medida de precaución”. En América del Sur, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Paraguay también anunciaron que suspendieron las importaciones.

Mientras tanto, y en una carrera contra el tiempo, las autoridades federales de Estados Unidos trataban el miércoles de rastrear dónde nació y dónde se pudo infectar una vaca a la que se le detectó la enfermedad. Las autoridades insistían a la población de que el suministro alimenticio no se ha visto afectado, y aseguraban a los consumidores que las hamburguesas que se suministraban en restaurantes de comida rápida y la carne asada de Navidad estaba en buenas condiciones para ser consumida.

Frigoríficos regionales objetan a exportadores.

Las cámaras de la industria frigoríficas, representantes del 85 por ciento de la faena nacional, ratificaron en forma conjunta su apoyo al proyecto de reforma del actual sistema de distribución de la cuota Hilton que impulsa la Secretaría de Agricultura de la Nación.

“De concretarse los nuevos parámetros de distribución se evitaría una excesiva concentración, incentivaría y generaría nuevas inversiones con aumento de la mano de obra”, señaló el comunicado.

Las entidades industriales –entre las que figura la Asociación de Frigoríficos e Industriales de Córdoba– salieron al cruce de las manifestaciones del consorcio Argentine Beef Consortium (ABC), que agrupa a las grandes empresas exportadoras, y que aseguró que de modificarse la actual distribución, las exportaciones de carne caerían un 30 por ciento.

“Asistimos con estupor” al propósito del ABC de “instalar el temor a una posible caída de las exportaciones y

Temas en esta nota