Prevén un aumento del 20 % en el precio internacional de la oleaginosa

Debido al mal de la “vaca loca” detectado en los Estados Unidos, el país del norte se verá obligado a sustituir la demanda de harinas de carne por proteínas vegetales. Así lo señala un análisis elaborado por una consultora norteamericana.

Por
30deDiciembrede2003a las09:15

La enfermedad de la “vaca loca” detectada en los Estados Unidos provocaría un aumento del 20 por ciento en el precio internacional de la soja, con lo cual la Argentina lograría un ingreso adicional de casi 2 mil millones de dólares por exportaciones de este cereal.

Esto es así porque Estados Unidos se verá obligado a sustituir la demanda de harinas de carne por proteínas vegetales, de acuerdo con un análisis elaborado por una consultora norteamericana.

Exportaciones. La Argentina es el primer exportador mundial de harina de soja, con 20 millones de toneladas anuales que en estos momentos cotizan a 225 dólares por unidad, según publicó ayer el diario Ambito Financiero.

Estados Unidos, por su parte, vende 4 millones de toneladas de soja, que ahora deberá volcar a su mercado interno, en reemplazo de los 3 millones de toneladas de harina de carne con la que se alimenta el ganado en ese país.

Esta situación es consecuencia de la aparición, en el Estado de Washington, de un bovino con el síndrome de la “vaca loca”, que derivó en que numerosos mercados de todo el mundo —entre ellos, el argentino— cerraran sus puertas a la importación de carne vacuna y derivados procedentes de Estados Unidos.

Beneficios. La aparición de un caso de ’vaca loca’ en un campo norteamericano beneficiará a las exportaciones ganaderas y agrícolas argentinas, aseguró ayer el titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luciano Miguens.

Miguens, en declaraciones a radio Mitre, dijo que el cierre de los mercados que eran abastecidos con carne norteamericana, así como el incremento en la compra de soja debido a que el origen del mal se debe a la harina de hueso utilizada como complemento alimentario, “beneficiará a los productores argentinos que tendrán mayor demanda”.

No obstante, el titular de la SRA advirtió que la mayor demanda puede también repercutir dentro del mercado interno a través de los precios, debido a que entre el 80 y el 85 por ciento de la producción ganadera argentina es destinada al consumo local.

“Una mayor demanda siempre aumenta el precio de la oferta”, aseguró Miguens, quien precisó que las exportaciones de carne norteamericana suman alrededor de 1 millón de toneladas anuales, mientras que la Argentina apenas ronda las 400 mil toneladas por año.

“Puede haber aumento de precios en la carne si hay una gran demanda. Acá nosotros consumimos el 80 u 85 por ciento de la carne que producimos. Somos un país que exporta sólo un 15 ó 20 por ciento de su producción”, precisó el directivo rural.

Mejoras. En lo que respecta a la mejora en el precio de la soja, Miguens dijo que la harina vegetal, “en especial de soja por sus nutrientes”, registró un renovado interés a partir de la aparición de la ’vaca loca’ en EE.UU.

“Después de esta aparición de la enfermedad (muchos productores) deberán modificar su alimentación con harina de origen vegetal que es mucho más segura”, que las de origen animal, una de las principales causas del mal, acotó el titular de la SRA.

“Eso va a significar que van a demandar soja. Es un factor que también nos va a beneficiar”, recalcó Miguens.

Temas en esta nota