El Banco Mundial aprobó un proyecto de prevención de "vaca loca" en la Argentina

Es una iniciativa presentada por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos para prevenir el ingreso al país de esa enfermedad. Tendrá un costo de u$s1.393.510.

Por
31deDiciembrede2003a las08:57

El Proyecto de Prevención de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles tendrá un costo de 1.393.510 dólares, precisó hoy el organismo argentino en un comunicado.

El objetivo de la iniciativa es "fortalecer las tareas de vigilancia ya iniciadas, las actividades en lo referente a la identificación de la enfermedad y la toma de muestras para el diagnóstico diferencial".

Entre otras tareas de control, el programa contempla la prohibición para alimentar ganado con harina de origen animal y la toma de muestras y análisis de todos los cerebros de bovinos con sintomatología nerviosa o compatible con el mal.

El secretario de Agricultura, Miguel Campos, señaló al respecto que Argentina "trabaja en la prevención desde hace ocho años y tiene la categoría más alta en el estándar internacional, pero nadie está libre de la enfermedad".

"En el caso de Argentina, su gran ventaja es que el sistema de producción ganadera es de base pastoril. Nuestro país, posiblemente con Brasil, está entre los que menos riesgo tienen", expresó.

La semana pasada el Gobierno argentino prohibió la importación de animales y productos bovinos de Estados Unidos por el caso de "vaca loca" detectado en el estado de Washington.

El responsable de Relaciones Internacionales del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria argentino, Rodolfo Aserbi, dijo hoy que esa situación puede favorecer las exportaciones de diversos productos y subproductos vacunos locales.

"Argentina es muy probable que se abra a otros mercados porque varias filiales de América de la casa de comidas rápidas Mc Donald''s ya comenzaron a pedir que el país sea proveedor inmediato de carnes", expresó.

Además de sostener que "seguramente el país aumentará su volumen de carne a los mercados a los que ya proveía", el funcionario calculó que la producción argentina "entraría en algunas naciones del sudeste asiático que históricamente compraban en Australia o Estados Unidos".


 

Temas en esta nota