Redrado puso el dólar donde más le gusta a Kirchner: $ 3

Compró ayer US$ 100 millones; es récord la brecha con el real

30deDiciembrede2004a las08:05

Implicancias comerciales, financieras y contables de la depreciación del peso y la expansión monetaria
El dólar en Brasil cayó ayer a 2,66 reales, el menor precio en 30 meses

El Banco Central (BCRA) compró ayer 100 millones de dólares en el mercado mayorista de cambios para sostener el valor de la divisa, en lo que se constituyó en la mayor intervención cambiaria del año y la más importante de los últimos 18 meses (había adquirido US$ 109 millones el 13 de junio de 2003).

El sostenido nivel de compras logró dejar el valor del dólar en $ 3, el valor preferido del presidente Néstor Kirchner, según admitió varias veces.

Además, provocó un récord en dos años y medio en la brecha entre el valor del peso y el del real brasileño, dado que mientras ayer para comprar un dólar en San Pablo se necesitaron 2,667 reales (su menor precio en 30 meses), para concretar la misma operación en Buenos Aires debieron invertirse 3 pesos, con lo que la diferencia entre una y otra moneda -tomando al dólar como referencia- que hace un mes rondaba el 6%, llegó ayer al 12 por ciento.

De hecho, en la City porteña las casas de cambio cobraron $ 1,12 por cada real, un precio sin precedente desde que Brasil devaluara su moneda a comienzos de 1999.

El creciente diferencial es funcional a los planes del Gobierno de utilizar la brecha cambiaria como un paraguas protector a las importaciones de Brasil y un estímulo a las ventas argentinas a ese destino, en momentos en que el saldo del intercambio con ese país (el mayor socio comercial) será deficitario por segundo año consecutivo: en los once meses del año el rojo ya supera los US$ 1600 millones.

Pero el dólar estacionalmente alto (aun cuando esa moneda se deprecia en todo el mundo) también ayuda a fortalecer los balances de los bancos, a punto de cerrar su balance anual, y agrega ganancias al propio BCRA (por el cómputo de sus mayores reservas a un precio a su vez más alto), cuando el presupuesto 2005 prevé que la entidad monetaria le aporte al Tesoro Nacional el año próximo $ 950 millones, que el Gobierno necesitará como el agua para dar forma a su plan de "desendeudamiento" con el FMI sin forzar el marco legal vigente.

Efectos múltiples

"Por cada centavo de suba local del dólar, el BCRA embolsa $ 200 millones más para su balance anual, lo que no es poco cuando el Tesoro espera aportes de la entidad y la cuota fijada por la Carta Orgánica está próxima a quedar agotada", apuntó el economista Miguel Bein.

El otro punto inquietante de la actividad que desarrolla el BCRA está relacionado con la contracara de la compra de dólares, es decir, la emisión de pesos. La entidad que preside Redrado se alzó en la semana con US$ 215 millones y lleva comprados US$ 1303 millones en el mes, lo que ayudó a que la circulación monetaria se haya incrementado en más de $ 5400 millones en los últimos 30 días.

La duda cada vez más extendida está referida al impacto que la mayor emisión puede tener sobre la inflación. Sin embargo, los economistas se mantienen cautelosos al respecto, aunque admiten estar algo inquietos. Manuel Sánchez Gómez, uno de los directores de la consultora MVA, sostuvo que no necesariamente la mayor emisión se trasladará a precios, aunque reconoció que el grado de expansión alcanzado en el mes (superará el 6%) "no es sostenible en el tiempo sin asumir riesgos inflacionarios ciertos". En este sentido, cree que deberá centrarse la atención en la puesta en marcha de la etapa contractiva del plan monetario, pautada para la primera mitad de 2005.

Bein coincide: "Si el Central logra cumplir la parte contractiva del programa, es muy probable que no haya impacto inflacionario por esta causa. Es más probable ver subas sectoriales por el efecto burbuja que provocará el creciente ingreso d

Temas en esta nota

    Cargando...