Cambio de política para el gas y el petróleo en Bolivia.

Campesinos bolivianos leen las hojas de coca para adivinar el porvenir del país. El Congreso de Bolivia promulgó ayer la ley de hidrocarburos...

Por
18deMayode2005a las09:02

Campesinos bolivianos leen las hojas de coca para adivinar el porvenir del país. El Congreso de Bolivia promulgó ayer la ley de hidrocarburos, luego de que el presidente la devolviera sin cambios. Carlos Mesa no vetó ni observó ni promulgó la norma enviada por el Congreso hace diez días. Entonces, fue promulgada.

El "ni" presidencial deja al país vecino en una difícil situación política y social. Con todos disconformes.

El primero en demostrarlo públicamente fue el presidente del Senado boliviano, Hormando Vaca Diez, quien, ante la devolución de la ley debió, respetando el mandato constitucional, promulgar la ley que desde ayer lleva su firma, en vez de la de un presidente.

A las 17.10 de Bolivia (18.10 de Argentina), el senador firmó la ley, criticando con dureza al Ejecutivo por no asumir sus responsabilidades y devolverla al Congreso. "Esta ley es perfectible pero es mejor que la vigente", dijo Vaca Diez en un discurso ante el Congreso, al referirse a la polémica ley que aumenta las regalías y que es rechazada por las trasnacionales, pero también por aquellos que reclaman más pagos de regalías o la nacionalización.

En un discurso previo a la rúbrica, en el Congreso, Vaca Diez fustigó duramente a Mesa por no haber promulgado él mismo la ley, en una actitud que algunos políticos opositores y analistas interpretaron como un intento de "lavarse las manos".

Vaca Diez firmó la ley pese a las protestas en contra de su promulgación que protagonizaron entre el lunes y ayer el Movimiento al Socialismo (MAS) -que reclamaba una norma que incrementara las regalías petroleras-, y la Central Obrera Boliviana (COB) y otras agrupaciones, que exigían la nacionalización de los hidrocarburos.

"Gobernar no es eludir responsabilidades", dijo el presidente del Senado, en alusión a que Mesa evitó tanto vetar la ley como firmarla o devolverla al Congreso, dejando que se cumpliera un plazo legal para que la promulgación recayera en el Senado.

Largo trámite

Vaca Diez afirmó que la decisión de Mesa de esperar los 10 días que le permitía la constitución para finalmente abstenerse de firmarla o vetarla "ha tensionado al país".

El tratamiento de la ley se extendió por 10 meses, después de que en julio de 2004 se celebrara un referéndum sobre el destino del gas natural nacional, y generó protestas contra el Congreso y Mesa, que buscaba una norma legal que ``no espantara'' las inversiones y no abriera las puertas a posibles procesos de las petroleras contra el estado.

Vaca Diez reconoció que era posible que la ley efectivamente impulsara a algunas empresas a iniciar juicios al estado.

Previamente, el ministro de la Presidencia, José Galindo, había informado que Mesa se abstenía "conciencialmente" (sic, a conciencia) de promulgar o vetar la ley, por lo que permitía que, según el artículo 78 de la constitución, ella quede promulgada después de la firma del presidente del Senado y de su siguiente publicación.

Vaca Diez no tenía otra opción que firmar la norma, según el texto constitucional

El establece también que la ley entrará en vigencia el día de su publicación, lo que, según el senador, se hará hoy.


Temas en esta nota