Soja: La catástrofe que finalmente no fue.

El precio de la soja estuvo a punto de derrumbarse. Esto hubiera generado un gran quebranto en el sector agrícola y en la recaudación pública. Pero el azar nos favoreció...

Por
21deMayode2005a las08:28

En los primeros diez días de febrero de 2005 el precio esperado de la soja a cosecha (posición Mayo 2005/Matba) era del orden de 138 U$S/t. Pero a partir de la segunda quincena de febrero pasado ocurrieron una serie de sucesos externos que hicieron que el precio de la soja finalmente superara los 160 U$S/t en el presente mes de mayo.

La cuestión es que si tales variables exógenas no se hubiesen presentado, hoy buena parte de los empresarios agrícolas estarían fundidos. ¿Qué fue lo que los salvó? Se difundió un informe del Banco Central de Corea del Sur en el cual se señaló que dicha entidad estaba evaluando diversificar sus reservas de divisas con bonos soberanos no estadounidenses. Esto generó una masiva oleada vendedora de activos financieros en dólares y un incremento, como contrapartida, del valor de casi todos los commodities (oro, petróleo, cobre, soja, algodón, maíz, trigo, etcétera). Por otra parte, la agencia oficial brasileña Conab, que a fines de diciembre de 2004 proyectaba una cosecha de soja en Brasil de 61,4 M de t, informó la semana pasada que la producción sería finalmente de 50,1 M/t. Estos dos fenómenos fueron circunstanciales y, como tales, no está de más preguntarse qué hubiese pasado si los mismos no se presentaban y el valor interno de la soja finalmente hubiese permanecido clavado en los 138 U$S/t.

En el cuadro 1 puede verse –de acuerdo al promedio de rinde 2004/05 registrado en cada región agrícola– la renta del negocio sojero (antes de Ganancias) con un valor a cosecha de 138 U$S/t y un alquiler pagado 100% a valor soja de abril de 2004. En el cuadro 2 se presenta la misma situación, pero con un alquiler pagado 50% a valor soja junio 2004 y 50% a valor soja diciembre 2004. Como puede verse, el panorama no hubiese sido muy auspicioso, especialmente si se tiene en cuenta que más de la mitad de las 14,3 M/ha de soja sembradas en el ciclo 2004/05 se produjeron en campos alquilados.

“En un escenario de precios bajos, los más grandes podrían haber manejado la situación, pero los más pequeños hoy estarían haciendo piquetes”, comenta Daniel Miró, director de la consultora Nóvitas. “Dios esta vez nos salvó. Pero tendríamos que prestar más atención al grado de incertidumbre en el cual nos manejamos como nación”, finalizó.


Temas en esta nota