El Mercosur tiene gran futuro si Argentina y Brasil se recuperan.

El presidente Kirchner reconoció que entre ambos países aún existen asimetrías profundas.

Por
23deMayode2005a las08:05

(EFE) El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, reconoció que en el Mercosur existen "asimetrías profundas" que, "hasta que no se solucionen", el bloque "no va a tener la viabilidad que tienen otras integraciones".

"El Mercosur tiene un gran futuro si Argentina y Brasil se recuperan económicamente. Lo que pasa es que discutimos intereses", manifestó Kirchner en una entrevista que publicó el diario "Clarín", en la que el presidente opinó sobre la situación y los mandatarios de la región.

En este sentido, explicó que "los hermanos brasileños tienen que entender que en los 90, Argentina resignó su rol industrial, y (el bloque) era mucho más viable, pero ahora la recuperación del rol industrial genera conflicto".

"No vamos a resignarnos a no reconstruir la clase media y la clase trabajadora en serio", insistió el mandatario argentino en otra entrevista que publica hoy el periódico "Página/12" a tres días de que el mandatario cumpla dos años al frente del Gobierno.

Kirchner se mostró preocupado por la situación de Bolivia, ya que "es vital para la profundización del Mercosur y para la construcción de América del Sur".

"Es clave superar los problemas entre Estados y consolidar cada uno de los gobiernos. Sino, será difícil armar una construcción solidaria. No sólo es básico que se consolide Bolivia. También que lo hagan Brasil y Argentina", consideró.

"La Comunidad Europea y la Unión Europa, después, se consolidó porque había países que podían ayudar al resto. Aquí deberían poder hacerlo Argentina, Brasil, Venezuela y Chile. Y en este armado, la cuestión energética es fundamental", sostuvo el presidente.

En este sentido, advirtió que Bolivia "es una potencia gasífera, y es importante en energía para ella misma y para el resto" de los países.

En contraposición, resaltó "la actitud positiva, prudente, que tuvo Estados Unidos en muchas negociaciones que llevó Argentina hacia adelante".

En este punto, admitió que la caída de los bonos argentinos en cese de pagos a finales de 2001 causó pérdida de "credibilidad ante el mundo", pero señaló que el país "viene de un canje de deuda muy difícil con una excelente negociación, aunque hay organismos
multilaterales a los que no les gusta lo que ha hecho Argentina".

Kichner insistió además en que el canje de la deuda, finalizado en febrero pasado con una adhesión del 76,15 por ciento, "no se reabrirá" para aquellos que no han ingresado al proceso de reestructuración porque "hay que respetar lo que se ha dicho".

En cuanto a las negociaciones con el Fondo Monetario internacional (FMI), puntualizó que "van a llevar tiempo porque la discusión es muy seria y cualquier resolución ansiosa puede ser perjudicial".

"Con el Fondo vamos negociando minuto a minuto. Queremos cumplir, queremos pagar. Sería un sueño no tener que deberle más al FMI. Pero ¿hasta donde puede llegar el esfuerzo de la sociedad argentina?", se preguntó el mandatario en relación a las negociaciones que mantiene el Gobierno con el organismo, reanudadas recientemente.

Kirchner indicó asimismo que Argentina se debe "reconstruir para ser un país serio y previsible" y, para eso, no puede tener un mandatario "débil" ya que resultaría difícil "avanzar en la consolidación de un proceso de cambio y gobernabilidad".

Temas en esta nota