Liberan el mercado del gas: ventas directas de petroleras a industrias.

Los grandes usuarios y las estaciones de GNC dejarán de recibir el gas de las distribuidoras y negociarán con las productoras...

Por
24deMayode2005a las08:52

Los grandes usuarios y las estaciones de GNC dejarán de recibir el gas de las distribuidoras y negociarán con las productoras. El Gobierno fija valores mínimos y máximos para que no se disparen los precios.

La desregulación plena del mercado gasífero que no había podido completar Domingo Cavallo durante el gobierno menemista comenzó a tomar forma a partir de ayer. Fue al aprobarse una serie de medidas que cambian sustancialmente las modalidades de comercialización del gas. Los grandes usuarios y las estaciones de GNC dejarán de recibir el gas de las distribuidoras y deberán contratar su abastecimiento en forma directa con las empresas productoras.

Hasta la liberalización total del mercado prevista para fines del 2006, la Secretaría de Energía establecerá (tomando en cuenta las "paridades de exportación") un precio "mínimo" para el gas que adquirirán las industrias y un valor "máximo" para el combustible destinado a las estaciones de servicio.

Con las nuevas reglas de juego, las petroleras verán ampliadas sus obligaciones internas de abastecimiento. Si no se registra un aumento en la producción, el Gobierno avanzará con mayores recortes a las exportaciones para poder atender las demandas de los grandes usuarios. Sólo se autorizarán los envíos al exterior una vez que se cubran los suministros a los hogares, comercios, centrales térmicas, estaciones de GNC y a las industrias que tengan contratos ininterrumpibles y "ofertas irrevocables de compra".

El nuevo esquema, que apunta a "normalizar los precios del gas en boca de pozo", salió la luz con la resolución 752 que prevé, entre otros, los siguientes cambios:

A partir de agosto, las grandes industrias no serán más clientes de las distribuidoras y tendrán que adquirir el gas en forma directa con los productores por medio de contratos a término, ofertas irrevocables o compras diarias en el mercado mayorista. Lo mismo sucederá desde enero con las industrias más pequeñas y las estaciones de GNC.

Desde la próxima semana, las industrias podrán adquirir en el Mercado Electrónico de Gas (MEG) la totalidad del gas que necesitan mediante "ofertas irrevocables de compra". Los pedidos deberán incluir la cantidad de gas, el plazo de suministro y el precio que las industrias están dispuestas a pagar por encima del "valor piso" que definirá Energía. Si pasan 10 días sin que aparezca algún productor para cubrir los pedidos, las autoridades designarán a las petroleras que obligatoriamente atenderán esos suministros con una inyección adicional de gas o con el recorte de sus exportaciones.

Para las estaciones de GNC regirá desde enero una modalidad específica de comercialización con ofertas a sobre cerrado. El Gobierno fijará precios máximos por regiones y los estacioneros podrán recibir "módulos" de gas de distintos productores. Las petroleras —que deberán atender obligatoriamente todos los pedidos— no podrán direccionar sus ventas y las estaciones tampoco podrán elegir a quien comprarle.

También comenzarán a funcionar en el MEG las operaciones diarias de compra y venta de gas. Los excedentes que ofrezcan los productores se subastarán "on line" y las transacciones se cerrarán al precio de equilibrio que surja del ordenamiento de las ofertas y los pedidos de compra.

Los cambios no alcanzan —por ahora— a las casas de familias, comercios, colegios, hospitales y entes públicos. Todos seguirán siendo "clientes" de las distribuidoras y, según las promesas oficiales, no registrarán aumentos de tarifas hasta el 2006.

 

Temas en esta nota