Analizan crear un banco de desarrollo.

Lavagna dijo por primera vez en público que coincide con la iniciativa, impulsada por los industriales...

28deMayode2005a las08:39

La idea podría canalizarse a través del BICE o del Banco Nación

Dará a las empresas financiamiento barato. El ministro recordó la fallida experiencia del Banade.

Mar del Plata.- El ministro de Economía, Roberto Lavagna, se manifestó ayer -por primera vez en forma pública- de acuerdo con la creación de un banco nacional de desarrollo, que apoye crediticiamente a las empresas, como reclama el sector fabril, pero advirtió sobre los riesgos de repetir errores pasados. Se refirió así a la fallida experiencia del desaparecido Banco Nacional de Desarrollo (Banade).

En rigor, la cuestión está siendo estudiada por el Gobierno. Tanto en el Palacio de Hacienda como en la Casa Rosada se ha hablado, en los últimos días, de la necesidad de brindar financiamiento barato y a más largo plazo a la industria. Pero aún no tienen claro desde dónde impulsarlo. Piensan, por ejemplo, en hacerlo desde el Banco Nación mediante un fondo especial o desde el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE).

Lo cierto es que en el cierre del V Foro Federal de la Unión Industrial Argentina (UIA), que terminó ayer en esta ciudad, Lavagna se hizo eco del pedido unánime de los industriales: la creación de un banco "para la reindustrialización del país".

"Algunos de ustedes -dijo, mirando a los 600 dirigentes que lo escuchaban en silencio- hablan de crear un equivalente al Bndes brasileño. Yo concuerdo con esa idea. Muchas cosas pueden hacerse mediante el BICE. Pero no hay que olvidar que tuvimos un Banade, que fue intervenido en 1990 y cerrado en 1993.

"Cuando eso ocurrió -prosiguió Lavagna-, al Banade le quedaba una cartera de créditos por 5737 millones de dólares. De ese monto, el 99,4% era irrecuperable y la mitad correspondía a 20 grandes empresas. Hay que pensar, para tener una idea de la magnitud de la cifra, que el presupuesto nacional en educación y tecnología fue en 1996 de 2759 millones de dólares", reseñó.

Las ambivalencias del discurso del ministro de Economía hicieron que los dirigentes industriales se miraran entre sí. Algunos sentían que eran retados: 24 horas antes, en el mismo lugar, le habían pedido incentivos y políticas activas del Gobierno. "¿Habrá tirado abajo nuestra idea del banco de desarrollo?", intentó razonar, tras el acto, uno de los asistentes.

Había pasado un día después de que los principales ejecutivos pidieran programas de promoción para cada sector. No pareció caprichosa, entonces, la mención de la historia reciente. "Es necesario un banco de desarrollo -dijo Lavagna-, pero hay que rescatarlo con una metodología distinta del mal uso de los recursos de promoción. No tiene que ser un sinónimo de desperdicio de recursos, sino una palanca para el desarrollo."

-¿El Gobierno estudia la creación de un banco de desarrollo? -preguntó La Nación a Lavagna .

-Pienso que he dicho todo lo que tenía que decir -respondió secamente.

Lavagna sorprendió ayer con otro sablazo: "Hay que animarse a decir no a los buscadores de subsidios, que siempre quieren cargar sobre los bienes de toda la sociedad". Esta frase desorientó a muchos asistentes.

El máximo ejecutivo de un grupo industrial dudó después, ante la consulta. "Esa parte no me gustó. Pero hay que saber interpretarlo." Héctor Méndez, presidente de la UIA, en cambio, se acercó a Lavagna para felicitarlo. "Me pareció un muy buen discurso. Fue capaz de rescatar lo mejor, pero criticó lo que hicimos mal."

"La Unión Industrial comparte su diagnóstico sobre la reindustrialización en marcha, como también las ambiciosas perspectivas que proyectó de cara al futuro.", dijo la entidad en un comunicado posterior.

Crecimiento

El ministro también dijo que es un desafío mantener el actual ritmo de crecimiento económico has

Temas en esta nota