Granos: manda el clima y la oferta se retrae.

Con sólo el 10 % de la soja nacional por levantar, los mercados muestran una disminución en los volúmenes ofertados...

30deMayode2005a las08:47

Con sólo el 10 % de la soja nacional por levantar, los mercados muestran una disminución en los volúmenes ofertados. Brasil suspendió, al menos por el momento, las compras de maíz para abastecer su sector avícola. El tema podría ser tratado a nivel oficial.

Un 90 % de la soja (y el 80 % del maíz) cosechada, tendencia a menor volumen semanal de ventas en el mercado físico nacional (salvo los días “pico” movidos por subas repentinas), y, en trigo, un momento de quietud que podría ser el preludio de un repunte, son las características del mercado de granos en la Argentina por estos días

Ambos cereales parecen marchar aquí por caminos parecidos, este año: en maíz ya se vendió más del 60 % de la cosecha (8,5 millones de toneladas) y en trigo, más del 80 % (12,7). La soja, al compás del volátil, sensible y explosivo mercado de Estados Unidos ya metido en el determinante momento climático, con repercusiones locales, claro. La cuestión, en este caso, es si lo meteorológico allí tiene o no el comportamiento que la demanda espera.

De ahí que apostar a la suba (o a la baja) a ciegas no se puede; salvo teniendo la precisa en cuanto a la evolución del clima en Estados Unidos.

Bajas temperaturas y falta de humedad en semanas de nacimiento y primeros pasos de los cultivos recién sembrados en Estados Unidos, mientras su trigo de a ratos sufre deterioro y después recibe lluvias. No podemos descartar idas y vueltas en Chicago mientras su horizonte sean los pronósticos meteorológicos. Los fondos (y otros inversores) lo saben de memoria.

Por momentos, la soja se tutea con los 500 pesos por tonelada y el maíz con los 200 pesos; la soja 2006 vale entre 163 y 165 dólares por tonelada, esto es cinco a siete dólares más que hace pocos días, a está a la altura del año pasado, cuando (eso sí) la disponible se pagaba 590 pesos. Tratar de tomar un precio-piso para noviembre, por ejemplo, y asegurarse un rango por si hay “serruchos” muy marcados en medio del período de crecimiento del cultivo estadounidense. Siempre, considerando la probabilidad de que el escenario sostenido que vemos ahora sea afectado ante el menor cambio ambiental que Chicago considere significativo. El maíz, que tampoco goza de las condiciones ideales para su desarrollo este año, vale 70 pesos menos que en 2004, pero apunta a los 70-75 dólares para 2006, por el momento.

Freno brasileño. La fuerza que aportaron las posibles ventas de maíz a Brasil se perdió estos días parcialmente, ante la falta de nuevas concreciones. Parece aquel famoso cuento del trámite del arbolito, ya que a las cuestiones propias del país vecino (productores versus consumidores de maíz, en pelea por el precio interno, más los fletes) se suma que siempre falta algún “papel” más, sea político o técnico, de parte de tal o cual organismo estatal brasileño.

Para colmo, la última semana se efectuó un planteo judicial en Recife contra la importación de maíz transgénico, desde un instituto ambientalista; justo cuando se terminaba de descargar el primer barco con grano argentino y zarpaba desde aquí el segundo, cuya suerte es, así, una incógnita.

Las tratativas se interrumpen hasta tanto no haya plena certeza de que los negocios que se realicen se verán, finalmente, efectivizados con un desembarco sin sobresaltos ni cuestionamientos de ningún tipo. No se quiere repetir la experiencia de hace unos años, con las demoras y agresiones, y hasta la intervención judicial que hizo falta para descargar.

Se impone una cumbre, luego del regreso del ministro brasileño Rodrigues (de gira por el Lejano Oriente), con el secretario Campos.

Mientras, Brasil plantó 35 % de su trigo y en el sur está claro que los productores que disponen de tiempo para sembrar jueg

Temas en esta nota