El diagnóstico parece ser unánime en cuanto a la necesidad de financiamiento del Senasa.

En el marco del conflicto salarial que generó serios desarreglos en el funcionamiento del principal organismo de control sanitario de nuestro país...

31deMayode2005a las09:24

En el marco del conflicto salarial que generó serios desarreglos en el funcionamiento del principal organismo de control sanitario de nuestro país, Jorge Ravetti, delegado de ATE en el Senasa, aseguró en Infocampo con Daniel Díaz, que Jorge Amaya, su presidente, “siempre compartió el concepto de que Senasa necesitaba un presupuesto superior al que tiene para funcionar de manera más eficaz y, dentro de ese mayor financiamiento, también entendía que tenía que estar la recomposición salarial de su personal”.

Ravetti manifestó haber tenido “varias y largas reuniones” con el presidente del organismo, en las cuales Amaya expuso esta posición de apoyo hacia los reclamos de los trabajadores.

Por otro lado, el dirigente destacó la intervención directa del Senasa “no sólo en toda la cadena de comercialización, sino también en la salubridad de todos los alimentos que consume nuestra población”.

En este sentido, expuso que se trata de una realidad de la cual se ha tomado conciencia y sostuvo que “estábamos ofendidos porque es un conflicto histórico del Senasa, no sólo por los malos salarios que tiene su personal, sino también por la falta de financiamiento que imposibilita cotidianamente que este organismo funcione a la altura que nuestra comunidad requiere”.

Ravetti señaló que si bien el organismo cuenta con profesionales de trayectoria “intachable” y grandes responsabilidades, el esfuerzo que realizan para trabajar en los laboratorios, y mantener los mercados internacionales abiertos, no es recompensado a nivel económico.

De esta manera, expuso que “por estar trabajando en un organismo de fiscalización, tienen un bloqueo de título que les impide ejercer su profesión en la actividad privada”, y confirmó que un profesional de Senasa hoy, gana en promedio mil pesos.

Por su parte, Néstor Roulet, presidente de Cartez, denunció la falta de reconocimiento por parte del Estado, de la importancia del Senasa como organismo de control, y del papel central que juega, tanto en relación a los productos de consumo interno, como para las exportaciones que realiza la Argentina.

Así, Roulet expuso que “el Senasa es un organismo que fiscaliza y certifica por el valor de U$S 18.600 M anuales, y tiene un presupuesto de financiamiento para su funcionamiento del 0, 3%, cuando en cualquier país, por ejemplo, Brasil, ese porcentaje está entre el 1,7% y el 2,7%”.

El dirigente dejó pocas dudas sobre su postura al considerar que “esto tiene que ver con la valorización que el propio Estado hace de los organismos que tienen este importante rol”.

Asimismo, destacó que en el paro anterior de 6 días que realizaron los trabajadores de Senasa, las 4 entidades agropecuarias “sacaron un comunicado solidarizándose con los reclamos que nosotros hacíamos, y exigiendo un financiamiento superior al que tiene el organismo”.

Roulet resaltó que las 4 entidades “acusaron una pérdida, en esos seis días, de alrededor de U$S 50 M diarios”, mientras que, paradójicamente, el presupuesto anual del Senasa es de U$S 130 millones de pesos”.

De esta manera, quedaron al descubierto las terribles consecuencias del paro y las pérdidas que generó en tan sólo un día. “¿Era necesario llegar a esto?”, se preguntó Roulet.

El dirigente consideró, a pesar de todo, que el saldo de los paros fue positivo. “Quedó muy claro, y han tomado conciencia las autoridades nacionales, de que este organismo necesita ser reestructurado y requiere mayor financiamiento, por un funcionamiento eficaz y para el verdadero y buen control de todas las cadenas agroalimentarias”, argumentó.

Ravetti, por su parte, manifestó fren

Temas en esta nota