La cosecha de soja finaliza con 38,5 millones de toneladas.

El clima seco en la región pampeana favoreció la cosecha de maíz y soja, que culminará con volúmenes récord de 19,62 millones y 38,85 millones de toneladas, respectivamente...

Por
01deJuniode2005a las09:28

El clima seco en la región pampeana favoreció la cosecha de maíz y soja, que culminará con volúmenes récord de 19,62 millones y 38,85 millones de toneladas, respectivamente, pero demoró la siembra de trigo que en la campaña 2005/06 reducirá un 4 % la superficie ocupada respecto del ciclo anterior, informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

La ausencia de lluvias en las “regiones productoras pampeanas” adelantó durante las últimas semanas la cosecha de soja, que muestra “un avance del 3 %” respecto del año anterior; y la del maíz, que alcanzó hasta el 87,2 % de la cubierta, destacó la entidad.

Rindes. En su panorama agrícola elaborado en base a datos relevados hasta el sábado 28 de mayo, la Bolsa destacó que los rendimientos del maíz para el final de la campaña se ubicarán en 75,5 quintales/hectárea, un 19,8 % por encima del período anterior, lo que permitirá obtener la cosecha récord histórico para el cultivo en el país de 19,62 millones de toneladas.

“En la zona comprendida entre el este de Córdoba, centro-sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires (donde se concentra más de la mitad de la producción nacional), con la cosecha íntegramente completada, la productividad física media de maíz alcanzó los 93,6 quintales/hectárea”, puntualizó el informe.

En cuanto a la soja, de la que aún quedan 850 mil hectáreas en pie, “los rendimientos fueron muy buenos en el noroeste y oeste de Buenos Aires, nordeste de La Pampa y al sudeste de Córdoba”, con promedios de hasta 35 quintales por hectárea.

Como contrapartida, “el déficit hídrico que se manifiesta en el centro sur de Córdoba, extremo sur-sudeste de Santa Fe, sudeste de Buenos Aires y, particularmente en casi toda La Pampa,” está demorando la campaña triguera, aseguró el informe.

Factores gravitantes. Pero la entidad advirtió que “otro factor gravitante” en la demora de la siembra “es la disminución de las utilidades que dejaría el cereal, causante de la actual indecisión entre los productores y que también apacigua el interés por el cultivo, aun en aquellas áreas donde la humedad no resulta limitante”.

Por tal motivo, la Bolsa estimó “transitoriamente una merma en la extensión sembrada con trigo del orden del 4 % con relación a la superficie cultivada en la temporada precedente, que ascendió a 6,09 millones de hectáreas.

En cuanto al sorgo indicó que ya se cosechó el 83,3 % “de las 576 mil hectáreas potencialmente aprovechables con destino a grano” con un rendimiento promedio de 5,41 toneladas/hectárea, lo que ratifica la proyección de una producción final de 3,1 millones de toneladas.

Temas en esta nota