Llegó el momento de renegociar tarifas.

Con el tiempo seco, la cosecha de granos gruesos avanza con pasos de gigante rumbo a su finalización...

Por
04deJuniode2005a las08:27

Con el tiempo seco, la cosecha de granos gruesos avanza con pasos de gigante rumbo a su finalización. En la zona núcleo queda una pequeña superficie de maíz por trillar, que se liquidará en pocos días.

Llegar a los tramos finales de la recolección es sinónimo de una nueva situación de equilibrio entre la oferta y la demanda de servicios, con su consecuencia inevitable: la renegociación de tarifas.

En materia de transportes, "los viajes están mucho más conversados con los camioneros. Hace 30 días conseguir un chasis era una misión imposible y los transportistas imponían las condiciones a los cerealistas; ahora se da la inversa", distinguió el gerente de una planta de acopio del sur de Córdoba.

Como ejemplo de ese reacomodamiento de tarifas, contó que el costo de un viaje de Laboulaye a Buchardo bajó de 53 a 45 pesos por tonelada de maíz, para un recorrido de 400 kilómetros, presionado por una mayor disponibilidad de operativos del ferrocarril.

Otro indicador de la disponibilidad de equipos es la mayor predisposición de los transportistas para realizar viajes al puerto, a pesar de que no se han solucionado del todo los atoramientos, una modalidad que era evitada 30 días atrás, cuando había mayores posibilidades de hacer muchos viajes cortos.

* * *

Con relación al servicio de cosecha, en 2005 hubo gran disparidad de tarifas en cada zona. Así, en el sur de Santa Fe, por ejemplo, los maquinistas comenzaron pidiendo 200 pesos por hectárea de soja, pero la mayor parte de los cheques que cancelaron los servicios prestados tomaron como base de liquidación 140 pesos por hectárea. También se pagaron valores menores -110/120 pesos por hectárea- cuando el dueño del campo ofreció condiciones de trabajo sin detenciones (por ejemplo con embolsadoras) en superficies grandes y la continuidad de contratación a lo largo de los años. En maíz se pagaron 120/140 pesos por hectárea en lotes de 100 quintales por hectárea o la conocida escala de 7% en condiciones de alto rinde y 8% en situaciones menos favorables.

Entre los agricultores y cosecheros hay consenso en que la campaña 2004/2005 fue ideal para el desarrollo de la cosecha. En la mayor parte de las zonas agrícolas hubo sólo dos o tres días con niebla y otro tanto con garúas y lluvias fuertes. "Las máquinas no paraban ni para trabajos de mantenimiento y la cosecha pasó volando", resumió un contratista de Venado Tuerto. "Fue un buen negocio para todos", dijo un agricultor de Pergamino, que nota una tendencia cada vez más fuerte a hacer acuerdos de continuidad con los contratistas que cuentan con máquinas y personal en forma, en vez de salir a buscar el precio más bajo entre los que se ofrecen ocasionalmente en la ruta.




 

Temas en esta nota