Lucha contra la roya de la soja.

Organizado por BASF, se realizó en Buenos Aires un cónclave de actualización internacional...

Por
13deJuniode2005a las09:14

Los cambios climáticos que fueron determinantes para la llegada de la roya de la soja durante la campaña 2005/2006, la comparación de casos entre países y las técnicas de aplicación de los funguicidas para prevenir la enfermedad fueron los temas fundamentales del II Worshop Panamericano de Rosa de la Soja, realizado recientemente en Buenos Aires.

El encuentro fue organizado por la División de Productos Agrícolas de Basf (proveedor líder en el mercado de herbicidas, fungicidas e insecticidas que en 2004 tuvo ventas que superaron los 3000 millones de euros).

Del encuentro participaron unos 50 especialistas de los Estados Unidos, Brasil, la Argentina, Sudáfrica, Bolivia, Paraguay y Uruguay y 275 asistentes virtuales de ocho países.

Detección temprana

La prevención y la temprana detección de la roya son las dos únicas vías que posibilitan que la planta subsista. Mary Palm, especialista sanitaria del gobierno de los Estados Unidos, explicó que "el color de las mosturas tiene que ver con el tiempo que llevan en la hoja, cuanto más claras, más jóvenes son las manchas".

John Rupe especialista de la Universidad de Arkansas, manifestó que "los huracanes, principalmente el Iván ayudaron a que la roya se diseminara -en Estados Unidos- en tres semanas a 8 estados diferentes".

En los Estados Unidos el hongo fue encontrado por primera vez en Louisiana a comienzos de diciembre de 2004 y para fines de ese mes nueve estados estaban infectados con la enfermedad.

Predecir qué va a pasar con la roya de la soja en todo el continente resulta poco certero, principalmente si se tienen en cuenta los movimientos climáticos que se pueden generar, advirtió el patólogo de la Universidad de Iowa, X. B. Yang.

En tanto, Rodrigo Ramírez Crouchet, director regional de BASF Agro, señaló que "la información comienza a ser valiosa cuando se la comparte. El soporte tecnológico conexión vía Internet fue decisivo para compartir con más gente las novedades sobre esta enfermedad".

Programas en la región

La Argentina, al igual que Brasil, cuenta con programas de lucha contra la enfermedad. "En el caso argentino, la idea de crear un programa que coordinara las actividades de las diferentes instituciones, tanto estatales como privadas, nació en 2003", explicó Daniel Ploper, director técnico de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, de Tucumán.

La Argentina, se adelantó a la llegada de la enfermedad y gracias a la unión de los tres pilares que conforman el plan (sector oficial, sector privado y técnicos), se pudo desarrollar un cronograma de acción y monitoreo para combatir la roya.

Brasil, por su parte, actuó "para librarse de los perjuicios económicos provocados por la roya", señaló Amelio Dall Agnol, del Consorcio Antiferrugen de Embrapa.

"Antes de la llegada de la roya, las enfermedades eran un problema marginal. Controlarla va a llevar tiempo, pero hoy en día contamos con información para que el productor sepa de qué se trata", comentó el brasileño.

Dall Agnol diagramó la estrategia de capacitación utilizada a partir de la creación del Consorcio. "Cuarenta expertos en roya capacitaron a otros 50 técnicos cada uno. Luego esos 2000 capacitarían a 50 productores per cápita. Lo que representa 100.000 productores que capacitarían al resto de los productores", explicó.

Del encuentro también participó el experto Clive Levy, especialista de la Unión Comercial de Productores de Zimbabwe, país donde la enfermedad causó graves daños en cultivos.


Temas en esta nota