Los negocios agropecuarios resurgen con el nuevo veranito de la soja.

El repunte de los precios alienta las ventas de maquinaria agrícola y la demanda de arrendamientos...

15deJuniode2005a las09:31

Media el 2005 y los desalentadores pronósticos de comienzos de año para el sector agropecuario, luego de la caída de precios, quedaron atrás. Si bien la sequía que castiga al sur provincial y norte de Buenos Aires ensombrece la campaña triguera y las previsiones para la próxima gruesa, la realidad de precios y la supercosecha de más de 82 millones de toneladas que se acaba de levantar sigue marcando el ritmo de los negocios en el sector agropecuario. Así lo indican las ventas de fabricantes de maquinaria agrícola en la última edición de Agroactiva y los precios sostenidos a los que se negocian los alquileres y compras de campos.

El recuerdo de los 700 pesos quedó atrás con la tendencia declinante del precio de la soja desde el segundo semestre del año y ahora el veranito viene de la mano del umbral de 500 pesos (ayer 510) que por estos días marca el Disponible de Rosario.

En la región pampeana, los menores precios se vieron compensados por los altos rendimientos obtenidos. En soja de primera el promedio se fijó en 34 q/ha pero en algunas zonas se obtuvo 45 q/ha y algunos productores lograron hasta 52 q/ha.

Otro factor a considerar es el aumento de la demanda internacional. Aunque hasta el momento la campaña de Estados Unidos es normal, si surge algún factor climático o problemas de roya los precios pueden ir en ascenso. También habrá que tener en cuenta la oferta sudamericana.

La última gran muestra dinámica a campo abierto, Agroactiva, arrojó una grata sorpresa para los fabricantes de maquinaria, que llegaron con expectativas moderadas y se encontraron con una abultada cantidad de consultas y ventas.

Luis Nardi, organizador de Agroactiva, reconoció que este año volvió a la "normalidad" luego del "atípico" boom de ventas de 2004. Pero indicó que el movimiento comercial superó las expectativas. "La concurrencia tan fuerte a una exposición, sea cual fuere, marca una buena señal para el sector, las muestras son un buen medidor del estado de ánimo del sector".

Otro dato es que se mantiene firme el precio de los alquileres no bajó. En la Pampa Húmeda los arrendamientos continúan en los mismos niveles que el año pasado, cuando la soja estaba a 700. El incremento de los rindes fue la clave para sostener la situación. "Hay mucha presión de gente que quiere ingresar al sector para invertir", señaló el analista Fernando Botta.

Aunque el clima seco que se mantiene desde marzo en una importante región productora pone en reserva las previsiones, las primeras estimaciones de consultoras internacionales para la siembra de soja 2005/2006 en Argentina indican que ascendería de 14,7 millones de hectáreas a 15,5 millones.

Botta explicó que "el campo es muy buen negocio para un inversor" ya que pagando 272 dólares de alquilaer por hectárea y obteniendo 30 quintales a 17 dólares, la tasa de retorno es del 15% semestral. Eso sí, en un campo situado en el radio de 150 kilómetros de Rosario.

Para el empresario inmobiliario Juan Carlos Furigo la suba de los precios de los campos hizo más difícil la compra y por eso resultó conveniente salir a arrendar. "La demanda supera la de otros años y el área de siembra es cada vez mayor, los pedidos pasan fundamentalmente por grandes lotes que son solicitados por empresas que se dedican a la explotación agropecuaria, pools de siembra o semilleros", apuntó y agregó que "la soja a 500 permite abonar los arrendamientos".

Furigo dio precisiones sobre los números del mercado. En Santa Fe, un lote chico dentro de 120 km a la redonda de Rosario, puede pagar un alquiler de entre 12 y 13 q/ha. En la zona de mayor demanda, Venado Tuerto o Pergamino pagan 17 q/ha. (si viene de maíz puede llegar a 18 q/ha).

En cambio, si de ganadería se habla, los campos pa

Temas en esta nota