Panorama del maíz norteamericano. Por Flavia Rossi de fyo.com

El maíz en Estados Unidos ha entrado en la fase crítica de crecimiento, donde el nivel de humedad que reciba definirá la producción de toda la campaña 2005/06...

22deJuniode2005a las09:30

El maíz en Estados Unidos ha entrado en la fase crítica de crecimiento, donde el nivel de humedad que reciba definirá la producción de toda la campaña 2005/06. El área dedicada a este cereal fue mayor al año pasado, aproximadamente 0,6 % más, para totalizar unos 32,94 millones de hectáreas. Los rindes oficiales, todavía provisorios, están en 92,9 quintales por hectárea, lo que, de concretarse, arrojaría una producción de 279 millones de toneladas.

La siembra fue muy buena, superó por lejos el ritmo promedio y quedó apenas por debajo de la campaña pasada, cuando se alcanzó el récord de casi 300 millones de toneladas. Las posibilidades de que los cultivos se desarrollen correctamente aumentaron gracias a la implantación temprana.

Precios. Los precios estadounidenses del maíz a cosecha fueron en cinco de los últimos siete años menores a los valores de la siembra. Los precios en diciembre terminaron siendo en promedio unos 17 dólares más bajos que los referentes a la hora sembrar; mejoraron no más de cinco dólares en las dos excepciones de las campañas 2002/03 y 2003/04.

Para la época de siembra de la campaña 2002/03 en Estados Unidos, los futuros estaban en 88 dólares y se esperaban 252 millones de toneladas. En junio, la proporción en estado bueno a excelente no llegaba al 60 % —con los futuros en 90 dólares— deteriorándose hasta llegar al 42 % a mediados de septiembre cuando los valores hicieron pico en 115 dólares. Hacia el final del ciclo, 24 millones de toneladas menos y con la menor producción desde 1996, los valores terminaron en 93 dólares; en el camino se construyó una prima de más de 20 dólares.

El caso de la campaña 2004/05 fue realmente exitoso. Los precios en la época de siembra estaban en 128 dólares, esperándose para entonces unos 264,8 millones de toneladas. Los valores apenas habían retrocedido a principios de junio cuando el 68 % de los cultivos estaba en estado bueno a excelente, aunque con la calidad mejorando hasta el 77 %. Hacia fines de julio los futuros no pudieron sostenerse y se desplomaron por debajo de los 90 dólares. Sin problemas en los cultivos, los precios continuaron bajando a medida que se confirmaba la producción récord de casi 300 millones de toneladas.

Es conveniente tener presente que el fracaso de la producción de 2002 se dio en un contexto de bajos stocks (los 27,6 millones de toneladas representaban el 11 % del consumo esperado) mientras que la producción récord trajo aparejada la mayor acumulación desde 1988 (los stocks superaban los 56 millones de toneladas, para abastecer el 21 % del consumo).

Precisamente es aquí donde reside la principal presión de la nueva campaña. Más de 64 millones de toneladas de maíz se pasarían al siguiente ciclo, para abastecer el 24 % del consumo anual. Ni la menor producción ni las mejores exportaciones que se esperan lograrían compensar la mayor oferta.

Problemas. Con esto sería adecuado pensar si la prima climática que se está formando está justificada o no. Los problemas de humedad no parecen haber afectado los rindes ni la calidad general de los cultivos. El estado más afectado es Illinois, que participa con el 16 % de la producción. Si bien la semana anterior recibió lluvias, al 14 de junio el 62 % del suelo tenía poca o muy poca humedad. La proporción buena y excelente (B+E) en esa zona es del 54 % (13 puntos menos que el promedio nacional). La situación es distinta en Iowa, que participa con el 18 % del total. La calidad general es mucho mejor que el promedio (73 % en la categoría B+E) con niveles de humedad adecuados en las tres cuartas partes del suelo.

El riesgo al que están apostando los fondos, que han comenzado a mostrar posicio

Temas en esta nota