Esperan un crecimiento sostenido en la soja.

Expertos en ecología, agroindustria, tecnología, nutrición, fertilización, control de adversidades y modelos de producción se reunieron en la jornada Mundo Soja 2005...

25deJuniode2005a las07:57

Expertos en ecología, agroindustria, tecnología, nutrición, fertilización, control de adversidades y modelos de producción se reunieron en la jornada Mundo Soja 2005, para analizar el futuro de la oleaginosa en el país.

Su majestad, la soja, el cultivo que genera más de la mitad de la producción extensiva de granos de nuestro país (con algo más de 40 millones de toneladas) y que representa unos 7200 millones de dólares de ingresos (a 170 dólares la tonelada), coronó el fin de ciclo 2004-05 con un congreso al que asistieron unas 1400 personas.

"Mundo Soja 2005, superando barreras con responsabilidad", organizado por la SEMA (Servicios de Marketing), contó con la saludable iniciativa de esbozar con bases sólidas cuáles serán los escenarios que podrían presentarse en los próximos años para la oleaginosa.

"Será necesario apelar a compartir los conocimientos y transferir las tecnologías desde los sistemas educativos hacia los productores", comentó Jorge Romagnoli, presidente de Aapresid. "El campo y su principal cultivo, la soja, están realizando una distribución federal de la renta en nuestro país. En eso, estamos en el camino acertado", agregó Marcelo Carrique, presidente de Aacrea, durante la apertura del encuentro en la que participó también el ministro de Agricultura bonaerense, Raúl Rivara, y Ramiro Ruiz, de SEMA

Expertos en ecología, agroindustria, tecnología, nutrición, fertilización, control de adversidades y modelos de producción colocaron la alfombra roja del futuro sobre el camino del cultivo. Y el primer tramo lo puso Emilio Satorre, profesor de la Facultad de Agronomía de Buenos Aires, y también responsable técnico-científico de Aacrea.

"En los próximos 5 años asistiremos al acercamiento entre la brecha del promedio (que fue 27 quintales) y los máximos rendimientos, que llegan a 60 y 64 quintales." Según Satorre, las bases sobre las que se asienta el inminente crecimiento de la productividad de la soja son seis: genética, siembra directa, uso de agroquímicos, adopción de transgénesis, agricultura de precisión y la utilización del sistema productivo de la soja como una unidad de análisis integrada.

Algunos de estos puntales ya están afianzados en la utilización de los productores. Otros están en pleno desarrollo, y mucho es lo que se puede esperar de ellos.

"La realidad indica que la potencialidad genética de la soja se va ampliando y ya hay resultados de ensayos que revelan rendimientos de 74 quintales de soja, por ejemplo en La Sorpresa, en General Baldisera, Córdoba con la variedad A4613 RG. Lo llamativo del análisis de los rendimientos promedio nacionales es que siguen aumentando, aún con el advenimiento de nuevas regiones, en donde podrían esperarse rendimientos algo bajos", dijo Rodolfo Rossi, director de investigación de Nidera.

El mismo Rossi presentó ante el auditorio una nueva asociación en cadena, Acsoja, de la que es presidente. "A diferencia de otro tipo de asociaciones en cadena, Acsoja representa una comunidad de 27 instituciones públicas y privadas", dijo Rossi.

"La integración de cadenas por producto representa una palanca del desarrollo tecnológico, agrega valor, identifica los componentes claves de la producción y el comercio y contribuye a la constitución de capital social. Este último, resulta un factor desencadenante para el bienestar del ser humano", agregó Satorre.

Para los expertos, los caminos para superar los límites de rendimiento actuales tienen un eje científico tecnológico. Entre otros, ellos son: la utilización de sensores remotos, el uso de monitores como indicadores de variabilidad, los modelos de simulación y la utilización de programas específicos para disminuir el

Temas en esta nota