La soja cayó aquí 7,4% en dos días por las lluvias en EE.UU.

Los mercados se están moviendo a la par de los pronósticos meteorológicos...

Por
29deJuniode2005a las08:55

En las últimas dos ruedas de negocios, la cotización de la soja se desplomó 40 pesos por tonelada en el mercado de Rosario. El principal producto de exportación de la Argentina pasó de los 540 pesos que valía el viernes, a los 500 que cerró ayer, acumulando una baja de 7,4%.

El motivo de semejante caída hay que buscarlo en el denominado "weather market" (mercado climático), que hace mover las cotizaciones a medida que se van conociendo los informes sobre cómo el factor meteorológico afecta a los cultivos en los Estados Unidos.

Justamente, durante el fin de semana llovió en el cinturón sojero del medioeste estadounidense, particularmente en el estado de Iowa. Desde mediados de mayo y hasta el viernes, la soja había acumulado en la Argentina una fuerte suba, superior al 15%, básicamente porque la falta de agua y el calor estaban afectando a EE.UU..

Si la situación se prolongaba, lo lógico era esperar pérdidas de rendimiento y una menor producción. Pero las lluvias dieron vuelta la taba. Al menos por ahora, porque no todo está dicho, ni mucho menos. En las próximas semanas, los vaivenes climáticos seguirán impactando. Ahora, un pronóstico que habla de tiempo seco y cálido para después del jueves en Estados Unidos está en la mira de los operadores. Porque si se cumple, la situación puede volver a cambiar.

Lo concreto es que aquí, en Argentina, los negocios prácticamente desaparecieron. El viernes, en el recinto de Bolsa de Comercio de Rosario se vendieron 100.000 toneladas de soja. Ayer sólo hubo órdenes de venta por 8.000 toneladas. Y el lunes aún menos: 3.000 toneladas.

Las bajas en el mercado local siguieron a las de Chicago. La posición de soja más cercana allí, la de julio próximo, cerró el viernes a 273 dólares por toneladas, mientras que ayer lo hizo a 250 dólares. Incluso, el lunes, la Bolsa de Chicago debió suspender las cotizaciones de las posiciones más cercanas, porque habían alcanzado el límite de baja permitido para una jornada: 18 dólares.

EE.UU. es el principal productor de soja del mundo. Por eso es clave lo que suceda con los cultivos estadounidenses, que ya se terminaron de implantar y están en pleno desarrollo. En Argentina, en cambio, la cosecha finalizó hace algunas semanas y los productores comienzan a hacer planes para la próxima siembra. Justamente, la caída en los mercados también golpeó las posiciones de la nueva campaña.

Si algún productor precavido quería asegurarse, el viernes pasado, un precio por la soja que comenzará a sembrar en la primavera, podía obtener 179,5 dólares por tonelada (a eso cotizó la posición mayo en Rosario). Ayer, en cambio, podía obtener por ese negocio 12 dólares menos, es decir, 167 dólares por tonelada.

Los cambios de precios no sólo modifican los números de los productores, sino que también impactan en la balanza comercial argentina y en la recaudación fiscal. El complejo sojero exportó el año pasado, entre poroto, aceites y harinas, por 8.300 millones de dólares, lo que significa que dejó en las arcas del Estados, a través de las retenciones, más de 1.700 millones de dólares.

Para este año, se espera una perfomance similar. Los precios a los que se venderán los productos son difíciles de estimar, porque van variando a lo largo de todo el año, desde que comienza la cosecha, a mediados de marzo, hasta la siguiente. Pero el volumen de producción es mucho mayor. En la anterior campaña, la 2003/2004, Argentina levantó 31 millones de toneladas de soja, mientras que en la que acaba de terminar, la 2004/2005, llegó al récord de 39 millones.






Temas en esta nota