Monsanto busca negociar con el Gobierno.

En el cuartel general de Monsanto Argentina se respiran aires de mea culpa...

Por
01deJuliode2005a las08:44

En el cuartel general de Monsanto Argentina se respiran aires de "mea culpa". Un año atrás, la mayor proveedora de insumos para el agro ingresó en una espiral de enfrentamiento con el Gobierno, al que le reclama un sistema que permita el cobro de royalties por la tecnología en semillas. La empresa estadounidense amenazó con acudir a los juzgados europeos para hacer valer sus derechos. Y lo hizo. Pero ayer aclaró que no quiere que la sangre llegue al río.

"Queremos un sistema donde ganemos todos: la Argentina, sus productores y nosotros", señaló a Clarín uno de sus principales ejecutivos. En ese línea, la compañía que en 1995 inventó la soja transgénica RR (Roundup Ready), que hoy representa 95% de la cosecha del país, mostró vocación por enfundar las espadas y volver a una mesa de negociación con la Secretaría de Agricultura. En rigor, ya lo hizo: el lunes hubo una reunión en el organismo para intentar reflotar un acuerdo.

Hace bastante tiempo que el Gobierno, la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA) y las entidades rurales buscan una fórmula para que quienes incorporan tecnología a las semillas cobren regalías por sus investigaciones. En soja, el principal cultivo del país, se estima que sólo 20% de la semilla paga royalties. El resto o bien es lo que conservan los chacareros para "uso propio" o bien es "bolsa blanca", como se denomina a la semilla comercializada ilegalmente.

Pero esa negociación se vio frustrada cuando Monsanto se hartó de la espera, pateó el tablero y decidió hacer valer sus derechos directamente en los tribunales de Europa, donde sí posee la patente de la soja RR. Desde su casa matriz, la multinacional concretó esta semana dos de esas presentaciones, en Holanda y Dinamarca. Dos barcos cargados de soja argentina recibieron la visita de personal que tomó muestras.

"Estas acciones apuntan a terminar con la discusión sobre si tenemos derecho a cobrar (regalías). Pero nos encantaría bajar los decibeles y negociar", enfatizaron en la filial local de Monsanto. Luego aclararon que los procesos judiciales durarán no menos un año, un lapso suficiente para llegar a un acuerdo.

El lunes, ASA llevó al Gobierno una propuesta: sugirió conformar una comisión técnica para lograr una fórmula, que luego sería discutida con los productores. En tono de distensión, Monsanto se mostró dispuesta a ceder en varios planteos. Por ejemplo, ya no pretende cobrar sino recién a partir de la próxima cosecha. Además está dispuesta a establecer para la Argentina una regalía "simbólica" (de entre 1 y 2 dólares por tonelada), inferior a los 13/14 dólares que cobra en su país o a los 4 dólares que pretenden para Brasil, donde su soja RR acaba de ser legalizada.

 

Temas en esta nota