Proponen construir un polo regional de desarrollo.

Jorge Romagnoli, de Aapresid, considera que hay que crear conciencia y gestión educativa para poder crecer y transferir conocimientos científicos y académicos...

01deJuliode2005a las09:13

La semana pasada se dieron cita en Buenos Aires los principales referentes regionales del cultivo de la soja, convocados por la consultora SEMA (Servicios y Marketing), que es la encargada de organizar eventos productivos tan emblemáticos como “Mundo Soja” y “Mundo Maíz”. Más de 1.500 asistentes entre productores, profesionales, investigadores y empresas de servicios. se dieron cita en el Hotel Hilton.

En una de las primeras intervenciones del día, el ingeniero Rodolfo Luis Rossi de la Asociación de la Cadena de la Soja (Acsoja), despertó la atención del auditorio cuando declaró que “los nuevos desafíos del mundo de la soja no se van a solucionar con viejas herramientas”.

Dentro de ese contexto, el dirigente opinó que organizaciones como Acsoja pueden ser una llave para construir confianza entre todos los actores involucrados, para lograr acuerdos que permitan un desarrollo a largo plazo. Es necesario “construir una política estratégica que nos consolide como un polo de desarrollo, no sólo para nuestro país sino para toda la región”, opinó.

Por su parte, Jorge Romagnoli de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa (Aapresid), destacó la importancia del evento ya que -según su criterio-, “solamente a través de una visión compartida vamos a poder proyectar un futuro común”. “Desde Aapresid creemos que es fundamental la generación de conciencia y de gestión educativa, para poder crecer y transferir conocimientos científicos y académicos”, sostuvo.

De acuerdo con su exposición, esa es la manera de transformar los conocimientos en bienes y servicios para la sociedad.

Romagnoli también dejó en claro que no habrá nuevos logros si no se tiene conciencia de la importancia capital de la actualización permanente. “Es necesario que dejemos de lado algunos mitos, como los conceptos de producción versus sustentabilidad”, consideró. “Hacia el futuro, y por el cambio de paradigmas”, debería ser el lema para crecer como sociedad, opinó el productor.

Por otra parte, el destacado docente e investigador Emilio Satorre de la Universidad de Buenos Aires y de Aacrea, puso en marcha los engranajes del debate técnico explorando el contexto productivo que enmarca al encuentro. “En apenas 15 años hubo cambios abrumadores. Hoy tenemos que ser conscientes que más del 50% de la producción está concentrada en el cultivo de soja”, recalcó. Satorre afirmó además que “si analizamos lo que estos cambios han producido en el uso de los recursos, vemos un crecimiento importantísimo de la frontera agrícola”. “Y esto se ha producido a tasas que equivalen a un millón de hectáreas nuevas por año, la mayor parte ocupada por la soja”, destacó.

Estos cambios de escenario se apoyan en procesos de incorporación de tecnología. A partir de este conjunto de fenómenos (espiral ascendente entre aumento del área sembrada y aplicación gradual de tecnología) se abrió un debate alrededor de la sustentabilidad de los sistemas de producción agrícola. “Tanto es así, que el impacto sobre el ambiente es, hoy, uno de los principales asuntos a debatir”, señaló.

En otra parte de su disertación, Satorre explicó que en los últimos años, las transformaciones de la agricultura han tendido a afianzarse alrededor de tres fuerzas motrices claves que son: a) La búsqueda de eficiencia y rentabilidad; b) La integración de los actores por cadena y, c) La responsabilidad social.

Los logros alcanzados en algunas dimensiones de esa tríada hacen que el sector se esté preparando para dar un salto hacia rendimientos máximos.

Según el investigador, “el cambio, el dinamismo y la complejidad serán protagonistas de este pro

Temas en esta nota