El clima y el costo de los fertilizantes juegan en contra de la siembra de trigo.

La prolongada sequía en las regiones productivas de las provincias de Buenos Aires y La Pampa, y el exceso de humedad en Entre Ríos, que demoraron la siembra...

11deJuliode2005a las15:58

La prolongada sequía en las regiones productivas de las provincias de Buenos Aires y La Pampa, y el exceso de humedad en Entre Ríos, que demoraron la siembra, más el aumento del precio de los fertilizantes aplicados al cultivo determinarán que la implantación del cereal resulte del 10 al 15 % menor que la campaña anterior, estimaron operadores del sector.

La superficie proyectada de 5,67 millones de hectáreas para la actual campaña triguera “acumula un atraso de 20 puntos porcentuales respecto a igual fecha del año anterior”, alertó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en su último informe semanal sobre la evolución de los cultivos agrícolas.
La entidad destacó que en este escenario se perfila “un descenso en la superficie sembrada del 7 %”, pero advirtió que si no “cambian radicalmente las condiciones meteorológicas”, es probable que la reducción sea mayor y alcance entre el 10 y l2 %.

Por su parte, Enrique Erize, de la Consultora Nóvitas, consideró que “la proyección de las actuales condiciones agronómicas permiten pronosticar una baja del 15 %” de la superficie sembrada con trigo para la comapaña 2005/06.

Entre las condiciones, el especialista sumó a “la falta de humedad en el perfil de suelo” provocado por la ausencia de lluvias en el 90 % de los suelos agrícolas de Buenos Aires, casi toda la provincia de la Pampa y el centro sur de Córdoba, el fuerte aumento del precio de los fertilizantes (urea, nitrógeno y fosfatos) y la baja de los valores de los granos que consumieron la rentabilidad del cultivo.

En Entre Ríos. En nuestra provincia, en tanto, vale recordar que, según informó la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, el buen tiempo de los últimos días permitió “un tibio avance de las labores”, ubicándose las hectáreas sembradas en alrededor de 55.600, lo cual significa aproximadamente el 20 % de la intención de siembra, que a principios de campaña sugería una superficie similar a la del año pasado.

Los ingenieros colaboradores del Proyecto Siber indicaron, asimismo, que de continuar las buenas condiciones climáticas en muchos departamentos se intensificarán las labores.

Los primeros lotes implantados ya están en la etapa de macollaje presentando las plantas color amarillento debido fundamentalmente a la poca radiación solar que provocó la disminución en la actividad fotosintética y a la falta de refertilización nitrogenada.

Se fortalecerían los precios

El trigo en Chicago es el producto que menos fundamentos tiene para sostenerse. La cosecha del trigo de invierno está avanzando muy bien gracias al clima de las últimas semanas, los rindes son mejores a los esperados inicialmente y la calidad de las variedades primaverales sigue siendo mejor a la del año pasado.

La competencia que se espera desde otros países dificultaría las colocaciones estadounidenses, mientras que el crecimiento anual de la demanda no es importante. Los precios están logrando sostenerse por el comportamiento de la soja, aunque cuando la fuerza de la oleaginosa mengua, le realidad propia aflora.

En el plano nacional, el trigo disponible está bastante aislado de los vaivenes externos. Brasil todas las semanas compra algo y los precios responden mayormente a las necesidades de embarque en los distintos puertos y a la puja con la molinería. No se esperan mayores cambios para este producto.

Sin embargo, la historia del trigo nuevo recién se está escribiendo. Pasan las semanas y el clima en Argentina no ayuda a los cultivos.

Todos coinciden en que la producción que habrá el año próximo será menor, lo que tenderá a ajustar el saldo exportable. El consumo interno es relativamente estable en nu

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota