Entre una caída de área y de costos.

Por los altos costos del maíz respecto de la soja se estima que la superficie sembrada podría bajar hasta un 15%; inquietud por los valores de los insumos...

16deJuliode2005a las08:00

Aparte de lo que ocurre con los precios en el mercado, productores y técnicos están preocupados por otras cuestiones que también tienen que ver con el futuro del cultivo, como una probable disminución del área sembrada y los altos costos por hectárea frente a la soja.

En líneas generales, hoy existe la sensación de que la superficie con maíz podría bajar hasta un 15 por ciento, según las distintas fuentes consultadas. Entre otras razones, productores y técnicos señalan que el escenario para sembrar el cereal en campos alquilados continúa siendo complicado, aun con los precios actuales, y que su ecuación de costos dificulta los planes de siembra.

Contra estos pronósticos, otras opiniones subrayan que el cultivo podría mantener su área respecto del último ciclo, cuando llegó a los 3,4 millones de hectáreas, o inclusive incrementarla, sobre todo en las áreas de producción ganadera.

"Hasta hoy, la caída del área sería de entre un 10 y un 15%. Pero teóricamente (la situación en los EE.UU.) debería afectar más al maíz y cambiar la tendencia a la baja", comentó a LA NACION Francisco Firpo, director de Nidera Semillas.

Juan Mascías, gerente del Negocio de Maíz de Monsanto, también proyecta una disminución de la superficie. "Podría ubicarse en un 10 por ciento. Para que sea menor (la caída) los precios no sólo deberían subir, sino también mejorar la relación con la soja", dijo.

"Hoy la superficie estaría cayendo un 20% a nivel país, contra 30% de hace un mes, y quedaría en 2,5 millones de hectáreas", agregó Estanislao Sestak, gerente de Producto de Syngenta Semillas.

Entre los productores, sus intenciones de siembra parecen corroborar en parte esta tendencia. "Reduje un 20% la superficie de maíz en campo propio, en tanto que en el alquilado voy a seguir haciendo soja. Para sembrar más en el campo arrendado el precio (del cereal) debería estar en 90 dólares", remarcó Pablo Torello, productor del CREA Bragado.

Contra esta opinión, Martín Fraguío, director ejecutivo de Maizar, consideró que el cultivo no sufriría una caída de área. "Va a subir mucho en las zonas ganaderas y tal vez un poco en la región núcleo para que se mantenga la rotación. En un mes se va a saber qué ocurre. Hay que tener en cuenta que a igual fecha del año pasado muchos decían que la superficie iba a bajar pero finalmente aumentó un 15%", afirmó.

Según distintas fuentes de la industria semillera, que por el cultivo de maíz factura unos 150 millones de dólares por año, la venta de híbridos viene un poco más lenta que en el ciclo pasado.

Híbridos y costos

Después de una relativa buena precampaña entre marzo y junio con los materiales de mayor tecnología (de 90 a 100 dólares), el mercado no tiene un buen ritmo en el segmento de los productos medios. De todos modos, la tendencia podría cambiar con la mejora en los precios. "Hoy el mercado (de híbridos) está vendido en un 50/70%, contra un 60/80 del año pasado", comentó Sestak.

Como dato llamativo, el director de Nidera Semillas precisó que, en líneas generales, los híbridos arrancaron la campaña con precios de hasta un 5% por debajo de los valores del último ciclo.

De igual modo, Pablo Pussetto, gerente comercial de Profertil, dijo que cuesta menos un insumo clave como el fertilizante. "Respecto de hace unos meses, la urea bajó entre 15 y 20 dólares por tonelada porque ocurrió lo mismo en el mercado internacional, y hoy a nivel productor llega a 360/365 dólares por tonelada luego de haber estado cerca de los 390 dólares", sostuvo

Julio Lieutier, asesor de productores CREA del norte bonaerense, dijo: "Hoy la cuenta de la fertilización ya sea con urea o con cualquier otro producto nitrogen

Temas en esta nota