En Córdoba, cayó más del 30% la siembra de trigo.

La falta de agua en la provincia ocasionó el primer tropezón de la campaña agrícola 2005/2006 y el trigo sintió su impacto...

Por
20deJuliode2005a las09:00

Con las tareas de siembra ya finalizadas, la superficie con el cereal apenas superó las 600 mil hectáreas, de acuerdo con los datos provisorios que maneja el departamento de Estadísticas de la Secretaría de Agricultura de la Provincia.

Si bien la información definitiva estará confeccionada en los próximos días, desde la repartición se sostiene que los números finales no variarán demasiado. Con esta estimación, el área triguera muestra una caída de más del 30 por ciento en relación con el ciclo pasado, cuando la intención de siembra de los productores cordobeses alcanzó 1.013.700 hectáreas. La actual campaña será la de menor extensión con trigo de los últimos siete años (ver “Menos espigas”).

“La falta de agua en las zonas de producción ha sido el principal condicionante para que el trigo registre una menor superficie”, remarcó Ángel Maza, del área Cereales de la delegación Córdoba de Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA). La entidad acopiadora también proyecta una caída en la superficie del 30 por ciento.

A nivel nacional, el déficit hídrico durante la siembra también dejó su marca, aunque con menor intensidad. Cuando aún resta por ocupar el 40 por ciento de las hectáreas destinadas inicialmente al cultivo (en especial en la provincia de Buenos Aires), el recorte a nivel país llegará al 10 por ciento.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyecta un mapa triguero con 5,5 millones de hectáreas, el menor de los últimos cinco años. El retraso en la siembra ya dificulta, en muchos casos, la utilización de materiales de ciclo corto.

En la provincia

El noroeste y centro sur de la provincia son las zonas en donde el trigo más se replegó.

La falta de humedad en el otoño obligó al productor a demorar la implantación hasta último momento, tarea que en muchos lugares no se pudo concretar debido a la ausencia de lluvias. Esos lotes serán destinados para la siembra de soja y, en menor medida, de maíz.

Las lluvias del último fin de semana contribuyeron a reforzar el desarrollo del cultivo ya sembrado. Las sementeras en Marcos Juárez (18 milímetros), Leones (15), Noetinger (15), Carrilobo (28), Calchín (25) y Villa María (15) fueron las más beneficiadas.

Para cuando el cereal esté listo para la cosecha (a fines de noviembre y comienzos de diciembre), los analistas de mercado avizoran un escenario firme en materia de precios. Por estos días, las pizarras ofrecen mejores números para el trigo nuevo que hace un año atrás: 105 dólares contra 95 dólares. La calidad será la clave para mantener a los compradores externos que se sumaron este año.

Situación

En el país. A excepción de las provincias de Tucumán y Chaco, en el resto de las provincias del norte no se pudo cumplir con la intención de siembra.

En Córdoba. El noroeste, centro-sur y sur son las zonas donde el trigo sufrió los mayores recortes en superficie.

En la Región Centro. En Entre Ríos, sur y norte de Santa Fe (por excesos hídricos) cayó también el área cultivada. En el centro de Santa Fe, el recorte fue menor, por la buena recarga del suelo.


 

Temas en esta nota