Toda especulación depende del clima.

Comienza a generalizarse la idea acerca de que el USDA descontará producción de maíz, en forma paulatina, durante los próximos informes...

25deJuliode2005a las07:50

El clima del medio oeste sigue complicando el escenario productivo norteamericano, aunque las lluvias de esta semana lograron que los fondos liquidasen masivamente posiciones previamente compradas en el mercado de Chicago.

El USDA confirmaba un nuevo deterioro en el estado general de los cultivos de verano en los Estados Unidos. El maíz en situación «bueno a excelente» declina en este período otros tres puntos porcentuales y los cultivos en esta situación alcanzan 55%. El 49% de estos cultivos se encuentran en plena etapa de polinización, con lo cual nos encontramos en pleno período crítico. El estado del maíz «bueno a excelente» en Iowa declinó en una semana 10 puntos y ahora 66% de ellos se encuentran en esta categoría. En soja, el estado de los cultivos declinó un punto y ahora 53% se encuentra bueno a excelente.

• Cultivos

El mercado percibió en el curso de esta semana que, si bien persisten las complicaciones en los cultivos de maíz en el medio oeste de los EE.UU., el mercado se encontraba posiblemente sobrecomprado.

Aun así, la plaza requerirá seguir con atención la marcha del clima para poder confirmar el daño potencial y efectivo en los cultivos, particularmente los de maíz que se encuentran atravesando su período más crítico.Posiblemente estos datos no podrán ser confirmados inmediatamente, pero sí en el curso de las próximas dos semanas, en la que podrá evaluarse con mayor precisión la merma en los rendimientos de las zonas más afectadas por la sequía.

Algunos observadores de la marcha de la campaña de maíz norteamericana manejan hipótesis de rendimientos de entre 135 a 140 bushels por acre (8.470 kg/ha a 8.790 kg/ha), lo que llevaría la cosecha a un rango de entre 254 a 264 mill./ t. El USDA estimaba en su informe del 12 de julio una producción de 274 millones de toneladas, con un rendimiento promedio de 9.100 kilos por hectárea.

La analista del mercado de soja y sus derivados de Prudential, Anne Frick edifica un escenario de precios probable en función de las distintas alternativas que se vayan observando en términos de rendimientos para este cultivo. Así, Frick señala que los precios máximos alcanzados por la posición noviembre de Chicago, de u$s 285 por tonelada, estarían reflejando una cosecha del orden de los 72.8 millones de toneladas, sugiriendo así un rendimiento de 2.490 kilos por hectárea, inferior a lo que la actual condición de los cultivos estaría indicando, de acuerdo con los informes del USDA, y 92.5% inferior al primer relevamiento anual del USDA, realizado en mayo de este año. Un «rally» al área de los u$s 300 por tonelada en Chicago estaría señalando la posibilidad de contar con rendimientos promedio de unos 2.420 kilos por ha. Si sobreviniese una sequía severa, como la ocurrida en el año 2003, entonces los rendimientos podrían caer por debajo de los 2.350 kg/ha y los precios trepar por encima del nivel de u$s 320 por tonelada. La analista supone que los máximos observados en el mercado han sido los recientemente testeados, aunque también reconoce que un agosto seco y caluroso podría comprometer la actual coyuntura. Sin duda, toda especulación en torno al futuro de los precios dependerá de la evolución del clima en el próximo mes, crítico e importante para este cultivo. Resulta indispensable la obtención de un rendimiento nacional por encima de los 39 bushels (2.620 kilos por ha) para impedir que los stocks finales caigan a niveles críticos. Si esto no ocurriese, los operadores seguirán muy de cerca las alternativas de la próxima campaña sudamericana para compensar los menores rendimientos que se obtendrían en el Hemisferio Norte.

En nuestro país, y según datos aportados por la SAGPyA, el área a cultivar con trigo declinará de las 5

Temas en esta nota