Ganadería: Computadoras revelan el valor de los bovinos.

Balanzas, metros, ecógrafos y computadoras son algunos de los instrumentos usados por cabañeros y veterinarios para determinar las características genéticas de los bovinos y evaluar su comportamiento...

Por
27deJuliode2005a las09:05

Balanzas, metros, ecógrafos y computadoras son algunos de los instrumentos usados por cabañeros y veterinarios para determinar las características genéticas de los bovinos y evaluar su comportamiento en la misión fundamental de producir carne abundante y de buena calidad, señaló el especialista en genética animal Horacio Guitou.

Hoy existe una batería de herramientas técnicas para medir con absoluta precisión el rendimiento en cantidad y calidad de carne que producirá un bovino sin necesidad de enviarlo a la faena”, indicó el especialista.

Guitou, que conduce la Unidad de Genética Animal e Interpretación de Imágenes Ecográficas del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuarias (INTA), aseguró que desde balanzas y cintas métricas convencionales hasta ecógrafos similares a los usados en medicina humana “son los instrumentos válidos para conocer la genética de reproductores y vientres bovinos”.

Los datos, recogidos por los cabañeros en los establecimientos de cría, y analizados en la Estación Experimental Castelar del INTA, permiten anticipar, con “precisión matemática” los resultados que dará la “res en el gancho” antes de que pase por el matadero.

La tarea conjunta forma parte del “Programa de Evaluación de Reproductores” que el INTA realiza en combinación con las asociaciones de criadores de las principales razas del ganado bovino del país.

La información fue suministrada durante la conferencia de prensa ofrecida por la Asociacion Argentina de Criadores de Shorthorn (AACS) para exhibir los ejemplares presentados en la 119ª Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria organizada por la Sociedad Rural Argentina (SRA) en Palermo.

En la oportunidad el presidente de la AACS, Guillermo Alston, destacó “la vigencia de los Shorthorn”, una de las primeras razas bovinas británicas ingresadas al país para mejorar el ganado criollo, y manifestó su satisfacción “por los resultados que arrojan los estudios” encarados con el organismo estatal.

El programa permite determinar características como facilidad de parto, rapidez de engorde, precocidad de destete, fuerza reproductiva y sobre todo, capacidad de produción de carne, en volumen y calidad, con índices de grasa superficial e intramuscular que determinará el valor económico del producto final.

“Los datos del programa son una guía fundamental para orientar la decisión del ganadero que pretende elevar la calidad de sus rodeos y adecuar su producción a los requerimientos del mercado”, apuntó Guillermo Sanviti, secretario de la AACS.

A modo de ejemplo, señaló que en tanto el consumo intermo “requiere un animal de peso bajo y magro, el mercado externo generalmente demanda una res de mayor peso y con mayor contenido de grasa intramuscular, el denominado marmolado u ojo de bife, que garantiza la terneza y aumenta el sabor de la carne en el plato”.

Guitou destacó que “el sistema de monitoreo por imagen ecográfica” se practica en el país desde hace unos 15 años y aunque los aparatos son importados “sus parámetros de medición fueron ajustados por los técnicos locales a las necesidades de la ganadería argentina”.

Hasta el momento participan del programa conjunto con INTA criadores de Shorthorn y de Angus pero “cuanto más sean los participantes será mejor, porque la diversidad de datos permite elaborar un espectro más amplio de posibilidades de producción que, sin duda, beneficiará el desarrollo de la ganadería argentina“, señaló Guitou.

Temas en esta nota