Maíz nuevo, sin prisa pero sin pausa. Por Flavia Rossi de fyo.com.

La producción mundial de maíz está muy concentrada y es Estados Unidos el actor número uno...

Por
29deJuliode2005a las09:29

La producción mundial de maíz está muy concentrada y es Estados Unidos el actor número uno. Habiendo entrado a la fase crítica de su desarrollo (casi 80 por ciento del total está polinizando y el 14 por ciento está formando granos) la calidad de los cultivos de ese país se deteriora semana a semana.

Los fondos no comerciales mantienen en este producto la mayor apuesta a mejoras –al menos en el corto plazo– lo que se lee de la continua ampliación de las posiciones compradas y la cancelación de las posiciones vendidas.

Según el reporte del viernes pasado, al 19 de julio estaban comprados en más de 75.000 contratos –contra 40.000 contratos en soja–, lo máximo desde fines de junio de 2004. Las lluvias que cayeron desde la semana pasada en las zonas más damnificadas hicieron pensar que el perjuicio no sería tan grave, lo que justificaba el recorte de las posiciones compradas de los fondos. Sin embargo, la continuidad de los pronósticos de clima seco y cálido y el insuficiente milimetraje de agua recibido han reavivado el debate por los rindes y la recuperación de los valores.

La Argentina es el segundo exportador, lo que explica la alta dependencia que tienen los precios locales con la plaza de Chicago.

Campaña 2004/2005. Este año la producción fue récord en nuestro país, levantándose unos 19,5 millones de toneladas y quedaron para colocar en el exterior entre 13 y 14 millones de toneladas de la campaña 2004/2005. A fines de julio se llevaba comprometido aproximadamente el 70 por ciento del saldo y un avance importante en relación con el año pasado. Brasil muestra resistencia para avanzar en las negociaciones locales, por lo que todavía no se sabe qué volumen tendrá que competir con la mercadería estadounidense en el segundo semestre. Como dato importante, la demanda interna se mantiene firme.

Campaña 2005/2006. Los exportadores han estado asegurándose maíz nuevo desde principios junio, con un ritmo estable de adquisiciones en torno de las 40.000 toneladas semanales. Las compras internas habían duplicado el volumen del año anterior a mediados de junio, y lo triplicaron un mes después (se acumularon unas 384.000 toneladas al 20 de julio).

Sin embargo, han mostrado cautela para trasladar las subas internacionales a los precios forwards. La demanda logra hacerse de la mercadería tranquila y gradualmente, sin la necesidad de pagar los 80 dólares en que está el grueso de las órdenes del disponible de Rosario.

En el MAT los futuros ya pasaron esa barrera y llegaron a cotizar el lunes 18 a 83,5 dólares cuando en Chicago la posición mayo se acercaba a los 109 dólares, aunque en el recinto la situación es distinta.

Los primeros negocios al exterior del maíz nuevo arrancaron fuerte antes de fin de junio, mientras los precios FOB locales estaban por debajo de los niveles promedio del Golfo de los últimos cuatro años. Sin embargo, pese a que en términos relativos la mercadería sigue siendo barata, el ritmo de negocios de julio fue tranquilo (acumuló 560.000 toneladas al 20 de julio). La falta de operaciones está muy relacionada con el nivel de riesgo que los compradores deciden aceptar en esta época del año.

Todavía es muy prematuro para proyectar la producción argentina. Hasta ahora se espera que la superficie dedicada a este cereal se reduzca para pasarse a alternativas más rentables, aunque si el patrón climático seco se revierte hacia fin de año, los rindes podrían ayudar a compensar la caída.

Falta mucho tiempo para que los exportadores se pongan nerviosos, y aún así, la comercialización ya está avanzada.

frossi@fyo.com

 

Temas en esta nota